La Diputación de Valladolid acoge la réplica de la Pila Bautismal de Ponce de León

La Diputación de Valladolid, situada en el Palacio de Pimentel, ha acogido el miércoles 13 de febrero de 2013, los actos de conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de La Florida a con la presentación de la réplica de la Pila Bautismal de Santervás de Campos, donde fue bautizado Juan Ponce de León, y que será expuesta al público unos días antes de partir a la ciudad de San Agustín en el estado norteamericano de La Florida.

Al acto se sumó la celebración de una conferencia que ha impartido, en el Salón de Plenos, la profesora titular de Historia de América de la Universidad de Valladolid, Mª del Carmen Martínez Martínez, bajo el título “Juan Ponce de León, descubridor de La Florida”.

En su intervención, la profesora Martínez se ha referido a la trayectoria americana de Juan Ponce de León, con especial incidencia en los años en los que su atención se centró en el proyecto de hallar tierras al Norte de Cuba, iniciativa en la que se descubrió La Florida. Su empresa se enmarca en el momento expansivo que desde el foco antillano se produjo en las primeras décadas del siglo XVI, en el marco jurídico en el que se desarrollaron las expediciones, destacando su trascendencia y consecuencias.

Juan Ponce de León, originario de Santervás, en Tierra de Campos, fue uno de los intrépidos promotores que actuaron en las Antillas en los años iniciales del siglo XVI. En la capitulación que en 1512 se le concedió para el descubrimiento de nuevas tierras se reflejaron los compromisos que adquiría en la empresa y las mercedes que obtendría. Todos los gastos de la expedición recaían sobre Ponce de León, que era hombre con amplia experiencia en las Indias y con recursos suficientes para llevarla a cabo.

La búsqueda de nuevas tierras al Norte de las Grandes Antillas fue la opción que tuvo Ponce de León después de la entrega de la isla de San Juan (Puerto Rico) a Diego Colón, como consecuencia de la sentencia que le reconocía el gobierno de las tierras que descubrió su padre el Almirante. La expedición, en la que no faltó el aliciente del mito de la fuente de la eterna juventud, contó con la participación de experimentados hombres de mar, entre ellos el piloto Antón de Alaminos. En ella se descubrió una tierra nueva, considerada en aquellos momentos isla, que fue bautizada como La Florida por las frescas arboledas que contemplaron y por coincidir su hallazgo con la Pascua Florida. Se tomó posesión de la tierra, como se hacía en todo nuevo descubrimiento y, pese a que la permanencia no resultó posible por el rechazo de los naturales, La Florida quedó incorporada formalmente a las posesiones de la Corona.

Después de más de seis meses de navegación durante los que se fue bautizando la nueva realidad geográfica, Juan Ponce de León regresó a Puerto Rico. Las dificultades habían sido notorias, no había encontrado grandes riquezas ni la fuente de la eterna juventud, pero en absoluto se consideró un fracaso. De tanta o mayor trascendencia que el propio descubrimiento fue que con la pericia del piloto Alaminos se halló la mejor ruta para el retorno a la península, se conocieron las furiosas corrientes del canal de Bahama y el modo de atravesarlo permitiendo, en el futuro, tomar el punto en el que los vientos favorables facilitaban el regreso de las embarcaciones.

Plenamente convencido de que había descubierto una isla, Juan Ponce de León viajó a la Corte para pretender nuevas mercedes y Valladolid fue escala obligada. Encontró buena disposición en el rey para la continuación del proyecto de las islas de Bímini y La Florida. Por ello, en septiembre de 1514, se le amplió la capitulación anterior para emprender la población de las islas. El texto de aquella no fue ajeno al intenso debate que había sobre los naturales de las Indias y por ello se le ordenó la lectura del requerimiento por “todas las vías y maneras”. En el verano de 1515, de nuevo en Puerto Rico, Ponce de León se vio obligado a retrasar el proyecto de población de La Florida. La situación en la isla, las acciones de los caribes y sus propias dificultades económicas pospusieron el intento hasta 1521. La experiencia no fue en esta ocasión mejor que la anterior por la tenaz resistencia indígena. Herido en uno de aquellos encuentros decidió el regreso alcanzando Cuba, donde falleció. No había logrado el asentamiento pero el mérito de haber descubierto La Florida fue totalmente suyo y eso es lo que, quinientos años después, conmemoramos este año.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).