Comunicado del Obispo de Segovia ante la renuncia del Papa

Mons. Ángel Rubio      Como a todos, me ha sorprendido el anuncio de la renuncia de Benedicto XVI al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que le fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005. El mismo Santo Padre ha explicado los motivos de esta decisión: “Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino”. 

No me cabe duda de que lo ha pensado y reflexionado mucho y ha llegado a la conclusión de que ésta es la mejor decisión para la Iglesia. Agradezco en mi nombre propio y en el de toda la Iglesia diocesana de Segovia el riguroso trabajo realizado por el Papa a lo largo de estos años, especialmente sus visitas a España y la declaración de san Juan de Ávila como doctor de la Iglesia; algunas de las muchas acciones que Benedicto XVI ha llevado a cabo en bien de la Iglesia y de la sociedad. Todavía resuenan en nuestros oídos el saludo personal con nombres y apellidos que públicamente nos dirigió el Santo Padre a lso peregrinos de Segovia en la audiencia general del día 9 de noviembre de 2011. 

Se abrirá a partir del 28 de febrero —como el mismo Papa ha dicho— un periodo de sede vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice. Confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice. 

Deseamos al Papa Benedicto XVI pueda desde su retiro seguir orando por el bien de la Santa Iglesia de Dios. Y nosotros desde aquí pedir también al Espíritu Santo que inspire el camino que la Iglesia debe seguir en estos tiempos. 

Espero, junto con todos los miembros de la Conferencia Episcopal Española, la declaración que el cardenal Antonio María Rouco en calidad de presidente de la misma realizará esta tarde.

+ Ángel Rubio Castro

   Obispo de Segovia

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Artículos
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.