Carta de agradecimiento de nuestro obispo al Santo padre

Mons. Vicente Juan Segura    Beatísimo Padre:

En el momento en que nos ha llegado la sorprendente noticia de su renuncia al ministerio de Obispo de Roma, sucesor de San Pedro, Pastor de la Iglesia universal, junto con el clero, religiosos y religiosas y fieles de la Iglesia diocesana de Ibiza y Formentera, deseo expresarle nuestra gratitud y admiración por el grandísimo y generoso servicio prestado a la Iglesia universal en estos casi ocho años, respondiendo así a la misión que le fue confiada por medio de los Cardenales electores el 19 de abril de 2005. 

En estos años hemos visto con gozo y admiración como en su persona y su ministerio se ha cumplido la promesa de Dios: “Y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten de ciencia y de inteligencia” (Jer 3,15). Dios es amor y, sabiendo que necesitamos buenos pastores, nos ha dado uno extraordinario en su persona y en el ejercicio de su servicio petrino. En los primeros años del Tercer Milenio de la era cristiana, que Vuestra Santidad ha definido como “sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe”, ha actuado como maestro, liturgo y pastor, sin dejar de ser, como Cristo, hermano y amigo,  prestando así un servicio extraordinario y ejemplar, mostrándonos día tras día como no ha buscado ser servido sino servir y dar su vida por los demás, sin excepción ni exclusión.

Gran maestro, ha dirigido las expresiones de la fe, recordándonos que, antes que la adhesión a una doctrina, es una relación personal de fidelidad a Cristo, y con Él, conocer al Padre y al Espíritu Santo en su unidad trinitaria, lo cual da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva. Presentado así la fe nos ha convocado a un Año de la fe, siendo su vida, su doctrina y sus expresiones una hermosa y edificante ejemplaridad que quedará siempre en nosotros como un claro y luminoso ejemplo a seguir.

Gracias, Santo Padre, por lo que ha hecho y por lo que seguirá haciendo aún sirviendo a la Iglesia de un modo nuevo y esté donde este, sepa que en Ibiza y Formentera le querremos, rezaremos por Usted y progresaremos verdaderamente   acogiendo sus enseñanzas e imitando sus ejemplos.

¡Santo Padre, con confianza filial, humildad y cariño le pido: bendiga una vez más nuestra Iglesia diocesana! En el momento en que concluya su servicio como Pastor de la Iglesia universal, yo, junto con sacerdotes, religiosos y fieles de Ibiza estaremos en Roma, estaremos en el Vaticano para renovarle nuestro afecto y adhesión, nuestra cercanía y nuestra estima con la que ayer, hoy y siempre puede contar.

de Vuestra Santidad

dev.mo in Domino     

+Vicente Juan Segura,

Obispo de Ibiza

Mons. Vicente Juan Segura
Acerca de Mons. Vicente Juan Segura 5 Articles
Nació el 22 de mayo de 1955 en Tabernes de Valldigna (Valencia)Realizó los estudios eclesiásticos en el seminario de Valencia y en el Real Colegio Seminario de Corpus Christi.Fue ordenado sacerdote el 24 de octubre de 1981.Es doctor en Derecho canónico por la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino, en Roma (1988), y doctor en Derecho Civil por la Universidad de Valencia (1989).Realizó los estudios diplomáticos en la Pontificia Academia Eclesiástica de 1985 a 1988 e ingresó el 1 de Julio de 1988 en el Servicio Diplomático de la Santa Sede.Ha desempeñado, entre otros, los siguientes cargos:1981-1985: Vicario Parroquial en San Antonio Abad, de Cullera, Archidiócesis de Valencia.1988-1990: Secretario de la Nunciatura Apostólica de costa Rica;1990-1991: Secretario de la Nunciatura Apostólica en Marruecos;1991-1994: Secretario de la Nunciatura Apostólica en Mozambique;1994: Consejero de Nunciatura; jefe de la sección de lengua española de la secretaria de Estado de Su Santidad.En los últimos años se ha desempeñado también como cooperador parroquial en la Parroquia de San Melchiade en Roma y Capellán de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.El 22 de enero, la Santa Sede hizo público que el Papa Juan Pablo II le había nombrado Obispo de Ibiza. Fue ordenado Obispo y tomo posesión de la Diócesis el 14 de mayo de 2005.