Benedicto XVI, sencillo y humilde obrero de la viña del Señor

Mons. Eusebio Hernández     Con enorme sorpresa y profunda impresión hemos recibido hoy 11 de febrero de 2013 la noticia sobre el anuncio del Papa Benedicto XVI de su renuncia al ministerio de Obispo de Roma como Sucesor de San Pedro el próximo 28 de febrero del presente año. El comunicado lo ha realizado el mismo Pontífice con ocasión del Consistorio de los Cardenales convocado para la causa de tres canonizaciones. El Santo Padre ha asegurado que no se encuentra con fuerzas y que el vigor ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado.

Un gesto y unas palabras conmovedoras que subrayan de modo claro y evidente la grandeza de corazón y la profunda humildad de un Papa como es Benedicto XVI. Elegido el 19 de Abril de 2005 como Pontífice de la Iglesia universal, sucediendo al Beato Juan Pablo II del que fue un gran colaborador y amigo, Joseph Ratzinger con gran generosidad de espíritu y profunda serenidad aceptó ser Sucesor de Pedro como sencillo y humilde obrero de la viña del Señor.

Desde aquel momento hemos conocido la grandeza del teólogo y del profesor Ratzinger que ha sabido poner la profundidad de su saber al servicio de todos con gran sencillez. Un verdadero pastor para la Iglesia que con su magisterio y sus obras más recientes, sus homilías, intervenciones, audiencias etc… ha sabido llegar al corazón y a las mentes de todos: intelectuales y niños, jóvenes y mayores, creyentes y alejados. Sus enseñanzas son muestra palpable de esa riqueza intelectual y de espíritu que brotan de un mismo corazón que ha deseado siempre servir con profunda y humilde pasión a la verdad de la fe y a la comunión de la Iglesia.

Benedicto XVI se retira al silencio fecundo de la oración. Gracias Santo Padre por su amor, su entrega y su testimonio. Nuestra oración y cariño siempre le acompañarán como rendido homenaje de eterna memoria. Ahora nos toca rezar para que el Señor ayude a los cardenales a elegir un nuevo Papa en el próximo cónclave, seguros de que el Señor bendecirá el costoso paso que Benedicto XVI acaba de dar con gracias abundantes para el nuevo Papa y para toda la Iglesia.

+Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 202 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.