Promover la dignidad de la mujer

Mons. Lluís Martínez Sistach     Con el lema “No hay justicia sin igualdad”, el segundo domingo de febrero se celebra la jornada central dela Campaña Mundialcontra el Hambre que promueve Manos Unidas. Esta ONG de la Iglesia se propone sensibilizar a la sociedad sobre la existencia del hambre en el mundo. Llevados por la ilusión de nuestro desarrollo, quizá haya quien pueda pensar que este problema estaba resuelto. Por desgracia, no es así, ni mucho menos.

La crisis actual y sus graves consecuencias en muchas personas y familias nos han hecho más realistas en este sentido. Así lo ponen de manifiesto las campañas de recogida de alimentos y la generosa respuesta de nuestra sociedad, que muestra una gran sensibilidad por el problema de la falta de alimentos.

La crisis provoca que aparezcan situaciones muy dolorosas que revelan no sólo una ausencia de protección de los derechos fundamentales o una distribución injusta de los recursos, sino también una falta de respeto al ser humano.

Manos Unidas constata, día a día, que la pobreza, la falta de recursos, la inexistencia de unas condiciones de igualdad en el reconocimiento de los derechos humanos afecta sobre todo a las niñas y a las mujeres. Este hecho es especialmente grave, ya que en los países más pobres del mundo son ellas las protagonistas y los agentes más eficaces del desarrollo humano.

  Los datos nos dicen que el 70% del comercio internacional de personas lo sufren mujeres y niñas, y que las dos terceras partes de las personas analfabetas son mujeres. Estas son sólo dos muestras de la discriminación que sufren tantas mujeres, que engendra violencia contra ellas, hambre, enfermedades, invisibilidad, etc. Y, como cuestión de fondo, la falta de reconocimiento de la igual dignidad de cada ser humano, ya sea hombre o mujer.

Manos Unidas, que nació como una iniciativa de las mujeres cristianas y en la cual las mujeres siempre han estado y están muy presentes y activas, trabaja buscando siempre la igualdad entre los hombres y las mujeres en los países más desfavorecidos. Y lo hace mediante acciones de desarrollo, con mucha frecuencia realizadas por las mujeres de las mismas comunidades en las que se desarrollan estos proyectos.

Por ello, en  los proyectos de Manos Unidas la promoción de la mujer es una prioridad para el desarrollo, junto con la promoción educativa, sanitaria y social. Más de medio siglo de servicio al desarrollo han demostrado a Manos Unidas que invertir en la mujer es una muy buena manera de trabajar a favor de la dignidad y del reconocimiento de los derechos de todas las personas.   

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Artículos
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.