Manos Unidas: ‘No hay justicia sin igualdad’

Mons. Rafael Zornoza      Manos Unidas sigue siendo una ONG llena del humanismo que surge de la cosmovisión cristiana. Efectivamente, en su lucha contra el hambre han ido profundizando en la sanación de las raíces de ese problema tan antiguo y al mismo tiempo tan dolorosamente actual. El hambre es consecuencia directa de la injusticia. La justicia se sostiene sobre el orden natural cuyo eje es la dignidad inviolable de todo hombre, sin ninguna distinción. De hecho las diferentes desigualdades son causa directa de los muchos enfrentamientos armados que tanto mal producen en el mundo.

Los que hemos conocido a Cristo, plenitud de la humanidad nueva y plena, sabemos que para Dios no hay desigualdad entre hombre y mujer, esclavo o libre, judío o gentil (cf. Gal 3, 28) porque la dignidad de todo hombre no está puesta en su sexo, condición, raza o religión sino en la llamada a ser hijos de Dios que desde la Cruz gloriosa, Cristo, el Hijo eterno de Dios, dirige a todos los hombres, sin distinción. La conciencia de esta dignidad y del proyecto común en el que todos los hombres nos encontramos ha movido siempre a los cristianos a luchar contra los atentados que ha introducido el pecado en la historia humana.

Pues cuando los hombres se han alejado de Dios han entrado en una dinámica de autoafirmación en oposición al otro. Esto se ve especialmente en la relación entre los hombres y las mujeres. Efectivamente, la vocación natural del ser humano, que puede ser reconocida por la mera razón, muestra que lejos de ser enemigos, el hombre y la mujer son complementarios, se necesitan mutuamente, y especialmente en su unión conyugal, manifiestan el ser de Dios, el cual siendo una Unidad es comunión, Amor complementario en su Trinidad de personas divinas. Por ello es antinatural y por tanto un atentado a la dignidad humana la llamada “guerra de sexos o géneros”. No será como resultado de la dialéctica que surgirá la paz y la igualdad sino del reconocimiento de este orden armónico que el Creador puso en nuestra naturaleza. Por ello unidas nuestras manos con la Mano del que lleva la historia y la creación trabajemos para que este orden pueda ser reconocido y los pueblos entren en la alegría de la comunión y la complementariedad que tanto fruto han dado a lo largo de la historia en los lugares que así lo han vivido en sus normas sociales. En este Año de la Fe, también el Señor tiene gracias de vida preparadas para vosotros, miembros activos de Manos Unidas.

Pues la fe renovada en Cristo Resucitado, Dios y hombre verdadero, impulsa y llena de vida –como hizo con vuestras fundadoras- todo vuestro trabajo, tan valioso y tantas veces escondido pero que Dios ve, pues “El no ve como los hombres, que ven la apariencia: el Señor ve el corazón” (1 Sam 16, 7).  Os bendigo lleno de afecto y agradecimiento a todos vosotros y os envío a esta gran misión en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. 

+ Rafael Zornoza Boy

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 252 Artículos
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.