Manos Unidas, por la igualdad de la mujer

Mons. Jaume Pujol     En Keshero, República Democrática del Congo, la falta de infraestructuras obliga a las mujeres a dar a luz en su casa, exponiéndose a perder la vida. Allí Manos Unidas trabaja en la ampliación de un hospital rural que beneficiará a mil mujeres e indirectamente a 37.000 personas.

EnLa Gloria, Guatemala, la mujer indígena necesita formación para el trabajo. Manos Unidas desarrolla un proyecto integral que beneficia a nueve pueblos.

En Tipura, India, Manos Unidas está creando una cooperativa agrícola de la que muchas mujeres podrán beneficiarse.

Son ejemplos, escogidos de tres áreas de distintos continentes, de la labor que — siendo fiel a sus principios fundacionales— desarrolla en todo el mundo esa institución tan querida. Recordemos que Manos Unidas es la asociación dela Iglesia Católicaen España para la ayuda y promoción de países en vías de desarrollo. Así se recoge en sus estatutos los cuales afirman que Manos Unidas es, a su vez, una ONGD de voluntarios, católica, seglar, sin ánimo de lucro y de carácter benéfico.

Cada año, en febrero, lanza una campaña contra el hambre en el mundo. En esta ocasión concreta este objetivo es ayudar a vencer las desigualdades que afectan a las mujeres. En virtud de su igual dignidad, tienen los mismos derechos que los hombres; pero, en la práctica de muchos países, no sucede así. Suelen padecer, en muchas partes del mundo, el analfabetismo; reciben insuficiente atención sanitaria; les falta libertad incluso para decidir su propio matrimonio; son discriminadas en las remuneraciones en el ámbito laboral; y, lo peor de todo, en no pocos países padecen violencia de género, abusos sexuales y tráfico de mujeres y niñas.

La Iglesia siempre se ha preocupado por lograr los medios más efectivos para lograr esta promoción de la dignidad de la mujer. Lo ha hecho con toda clase de hogares de acogida y con iniciativas de trabajos que permitan a las mujeres conciliar su vida familiar con un trabajo profesional. Y de modo particular con sus centros educativos, muchos de ellos promovidos a través de Manos Unidas. La educación es el mejor instrumento para el desarrollo personal y para hacer frente a la discriminación.

Todo esto es cuestión de justicia. Ya pasó, por fortuna, el tiempo en el que la mujer era considerada menor de edad y necesitaba permiso del marido para cualquier gestión básica. Ya no se puede plantear si tienen derecho al voto o a acceder a la educación. Los derechos logrados han sido fruto de una larga batalla en la que Manos Unidas ha luchado, hombro con hombro, con las mujeres de todo el mundo. Pero es una batalla que continúa y que no se libra con discursos teóricos, sino en lugares concretos del Tercer Mundo, en aldeas perdidas, en la construcción de caminos, pozos, colegios, hospitales y otros centros de atención sanitaria. 

Mi enhorabuena a todos los miembros de Manos Unidas y a quienes ayudan a esa institución de la que se benefician millones de personas en el mundo.

† Jaume Pujol Balcells

Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Artículos
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.