Niños que ayudan a otros niños

Mons. Braulio Rodríguez     Esta es una comunicación para chavales, niñas y niños, de 7 a 12/13 años, más o menos. Es una comunicación del Arzobispo para movilizar a aquellos que quieran participar con fuerza en un trabajo que se viene haciendo desde hace 170 años, aunque en realidad, desde hace veinte siglos: ser discípulos de Jesús, anunciarle a otros niños y ayudar a todos aquellos que están lejos o cerca, pero sobre todo a los que tienen menos posibilidades y oportunidades en la vida. Sí, me refiero a los que pasan hambre, a los que no tienen escuelas ni catequesis, ni E.book, ni otras maquinitas, como ordenadores con pendrive o cosas así. Tampoco tienen paz en sus países ni pueden crecer con alegría. Muchos además no conocen a Jesús.

“Y, ¿por qué piensa el Arzobispo en nosotros, que somos pequeños y no tenemos tanta fuerza como los mayores para hacer todo esto?”. Buena pregunta. Y ahí va la respuesta: porque sois capaces de hacer mucho, aunque no lo creáis. Cuando un obispo francés que se llamaba Charles-Auguste creo la Infancia Misionera, estaba muy conmovido por las noticias que llegaban de los misioneros en Asia. Y, ¿qué hizo? Pues no pensó en los mayores sino en los niños de su Diócesis y quiso implicarles en una vía de solidaridad para ayudar por todo el mundo a otros niños que tenían necesidades grandes. Dijo algo así: “Los niños ayudan a los niños”.

Y, ¿por qué no? ¿Acaso no tenéis capacidad para hacer, desde vuestras parroquias y grupos, eso mismo vosotros? Yo estoy convencido. Fijaos: lo que ese obispo francés comenzó con los chavales de su Diócesis sucedió 80 años antes que la Sociedad de Naciones (la ONU de hoy) aprobara la primera declaración de los Derechos del Niño. Y, ¿quién os dice que no influyera en esa declaración las oraciones y los esfuerzos de los Niños Misioneros? Tuvieron que pasar cien años para que naciese el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Imaginaos. A veces pensamos que en la Iglesia Católica no hacemos nada. Y no es verdad.

La Infancia Misionera, que celebraremos el domingo 27, nos indica este año este lema: “Con los niños de Europa… acogemos a todos como Jesús”. Y, ¿Por qué Europa, si parece que somos los más ricos? Porque una cosa es tener dinero y otra tener y conocer a Jesús y acoger a los demás niños como hizo Jesús. Además, son muchos los niños de Europa que han venido de otros lugares del mundo, de otros continentes hasta nosotros. Los conocéis también vosotros, porque están en vuestros colegios, en vuestros pueblos, en vuestros barrios. Con ellos podéis cambiar un poco la sociedad y hacer un mundo donde el amor de Jesús sea lo que nos una. Los años anteriores acogisteis a los niños de América, Asia, África y Oceanía. Ahora toca a Europa. Abrid el ojo y mirad lo que ocurre.

Hace poco vi un DVD que han hecho para la Infancia Misionera de este año. Si podéis verlo, hacedlo, porque merece la pena. Pues bien, es la historia de un niño que, nacido en el África sudsahariana, llegó a España con muy pocos días. A sus padres no les dejaron entrar en nuestro país, pero dejaron al bebé, con un saquito pequeñito de arena africana colgado en el cuello, para que alguien lo pasara. Fue recogido por una comunidad de Hermanas religiosas y creció, fue al colegio, ayudado por una de las religiosas especialmente, etc. No os voy a contar todo, porque sino no veis el DVD. El caso es que se hizo amigo de un niño del colegio y hablaban mucho entre ellos. Una vez se preguntaros algo así: “Dicen que somos muy pequeños, que tenemos 9 años, que no podemos hacer muchas cosas”.

Ellos no se lo creen y crecen en una amistad estupenda, porque además a los dos les gusta el fútbol y se retan. Bueno, lo importante para mí es que sepáis que cuento con vosotros para ayudar a otros niños de Europa o de donde sea. Vuestra capacidad os la da Jesús, porque para eso sois cristianos, no cobardicas, sino valientes, que debéis mirar lejos. Si podéis os venís el domingo 27 a las 12 de la mañana a la Catedral de Toledo. Allí celebraremos la Santa Misa. Seguro que habrá otros muchos niños y niñas, chicos como vosotros que daréis un colorido especial a esa Misa. Si estáis lejos, enchufáis el Canal Diocesano o 13TV y os unís a nosotros. Eso sí, antes o después de celebrar la Misa en vuestra parroquia o donde la celebréis ese domingo. Hasta pronto. Vuestro obispo.

+Braulio Rodríguez

Arzobispo de Toledo

Primado de España

Mons. Braulio Rodríguez
Acerca de Mons. Braulio Rodríguez 306 Artículos
Don Braulio Rodríguez Plaza nació en Aldea del Fresno (Madrid) el 27 de enero de 1944. Estudió en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia de Comillas. En 1990 alcanzó el grado de Doctor en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte, con sede en Burgos. Ordenado presbítero en Madrid, el 3 de abril de 1972. Entre 1984 y 1987 fue miembro del Equipo de Formadores del Seminario Diocesano de Madrid. Fue nombrado obispo de Osma-Soria el 13 de noviembre de 1987, siendo ordenado el 20 de diciembre. En 1995 fue nombrado obispo de Salamanca. El 28 de agosto de 2002 se hizo público su nombramiento por el Santo Padre como arzobispo de Valladolid. Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo, tomando posesión de la Sede el día 21 de junio de 2009. Es el Arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la archidiócesis primada.