Dos fechas para celebrar y orar

Mons. Alfonso Milián      Este año “Con los niños de Europa…acogemos a Jesús”, tal como reza el lema de la Infancia Misionera que hoy celebramos. En los años anteriores acogimos a Jesús con los niños de otros continentes. Es la invitación que la Iglesia hace a los pequeños para continuar acogiendo a los niños de todo el mundo como lo hizo Jesús. Esta jornada de la Infancia Misionera nació en Nancy (Francia) hace 170 años con el fin de que «los
niños ayuden a los niños».

En los días previos a la Navidad, todos los años aparece un nutrido grupo de
niños poniendo una pequeña estrella en la solapa del abrigo de la gente que anda por las calles de Barbastro, y de las personas que viven en las cuatro residencias de ancianos.

Son los sembradores de estrellas, que se sienten felices haciendo felices a los demás y anunciando que viene Jesús y que hemos de ser buenos, como Él, con todos. Hoy la colecta que se realiza en el momento del ofertorio de la Eucaristía se destinará a ayudar a los niños más necesitados del mundo que, como todos sabéis, suman varios millones y viven en situaciones verdaderamente lamentables. Os invito, niños, a participar con
vuestros ahorros, privándoos de algún capricho para que otros tengan algo que necesitan.

Quiero también recordaros que el próximo día 2 de febrero, fiesta de la
Presentación del Señor en el templo y Purificación  de Nuestra Señora, la que
tradicionalmente conocemos como fiesta de «la Candelera», la Iglesia celebra la Jornada de la Vida Consagrada. En ella os pido que tengáis presentes, en vuestra oración y afecto, a todos los religiosos y religiosas, especialmente los de nuestra Diócesis, que han consagrado su vida íntegramente a Dios y a los hermanos.

La Presentación de Jesús en el templo, que hacen José y María, constituye un
icono elocuente de la entrega total de su propia vida, que han hecho los religiosos y religiosas al formular sus votos. Ellos están llamados a reproducir en la Iglesia y en el mundo, mediante los consejos evangélicos, los rasgos característicos de Jesús virgen, pobre y obediente. A los consagrados y consagradas se les ha concedido manifestar la primacía de Dios, la pasión por el Evangelio practicado como forma de vida y anunciado a los pobres.

No importa la edad para reconocer a Dios y mostrar su primacía.

Contemplemos a los ancianos Simeón y Ana, atentos a la llegada de Jesús en brazos de su madre María.

Solamente ellos se dan cuenta de que aquel niño es el Mesías del Señor.

Simeón lo toma en brazos, bendice a Dios y lo muestra al mundo. Una figura enternecedora.

Para mostrar a Dios hay que cogerlo en brazos, hay  que besarlo. Desde esa
entrañable y gozosa experiencia hablaremos de Él con fuego en el corazón
Gracias, queridos religiosos y religiosas, que gastáis vuestra vida sirviendo
generosamente a distintos grupos en nuestra Diócesis. Gracias por vuestra entrega y por vuestro testimonio. Mostrad a Dios con vuestra palabra y con vuestra vida.

Con mi afecto y bendición.

+ Alfonso Milián Sorribas
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.