Adsum = Aquí estoy

Mons. Joan Piris     En virtud del Bautismo y de la Confirmación, cada cristiano es llamado a ser testigo del Evangelio. Pero Dios ha invitado siempre a algunos a una entrega total de sí mismos a la causa del Reino con vocación especial. Es lo que celebraremos a las 17 horas de este domingo 27 en la Iglesia Parroquial de Alcarràs. Queremos celebrarlo y agradecerlo. Quiera Dios que todos los que sientan resonar en el corazón la llamada del Señor digan un ‘sí’ generoso y alimenten después, día tras día, permaneciendo unidos a Cristo como los sarmientos a la vid.

Al entregar al nuevo diácono el libro de los Evangelios, le diré: “Recibe el Evangelio de Cristo, del cual has sido hecho mensajero, y cree lo que lees, enseña lo que crees y practica lo que enseñas”.

Recibe este ministerio y recíbelo con espíritu de pobre. No es ningún derecho, ni tuyo ni mío, es un don para el “servicio” (Lumen Gentium 29). Serás mensajero del evangelio de Cristo, pero nunca su propietario que puede disponer de él a conveniencia. Podrás desempeñar muchas funciones: proclamar el Evangelio, instruir al pueblo, bautizar, distribuir la Eucaristía, bendecir el matrimonio, celebrar exequias, guiar asambleas de oración, promover iniciativas de caridad, animar sectores de pastoral o comunidades eclesiales, gestionar la administración… Pero, más allá de las actividades concretas, la misma presencia del diácono constituye un signo sacramental de Cristo siervo y debe promover la vocación a servir que es común a todo el pueblo de Dios.

EI sacramento del Orden capacita para actuar válidamente en nombre de Jesucristo, más allá de la propia santidad personal, pero para servir al estilo del Señor es necesario seguirlo de cerca y libres de lazos y de intereses. El “Aquí estoy” que pronuncia el candidato pide estar dispuesto a vivir con una vigilancia crítica ante todo aquello que pueda distraerlo de lo único necesario, es decir, el servicio de Dios y de los hermanos: eso es, también, lo que justifica el celibato por causa del Reino. Y pide también “revivir el amor de Cristo Esposo hacia la Iglesia esposa”, y por ello “ser capaz de amar a la gente con corazón nuevo, grande y puro, con auténtica renuncia de sí mismo, con entrega total, continua y fiel” (Pastores dabo vobis 22).

Agradezcamos a Dios este don tan precioso a la Iglesia y al mundo y demos gracias también de todo corazón a la familia de Juan Ignacio por haber ofrecido un hijo a la Iglesia y también a todos aquellos que, de una u otra manera han contribuido a su formación. Roguemos para que este nuevo diácono y todos los pastores del mundo, nos parezcamos cada vez más a Cristo, Siervo de Dios, que vino a servir y no a ser servido.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola, 

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia.En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984.CARGOS PASTORALESHa sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste.El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año.El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesisOTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.