Orar por los cristianos perseguidos y la unidad de las Iglesias

Mons. Alfonso Milián      Estamos en plena Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. En estos días ―del 18 al 25 de enero, fiesta de la conversión de san Pablo―, los cristianos de las diversas confesiones oramos al Señor para que nos ayude a dar pasos hacia la unidad de todos los que confesamos a Jesucristo como Señor y Salvador nuestro.

En esta ocasión, un grupo de la India, compuesto en gran parte por universitarios pertenecientes a distintas confesiones cristianas, han preparado los materiales de oración para esta Semana. A la hora de elegir el tema, se han fijado en su contexto social, tan nmarcado por la división de castas que todavía se mantiene en la India, y que origina graves injusticias, sobre todo hacia los más desfavorecidos. 

Los llamados dalits no forman parte de ninguna de las cuatro castas existentes, por lo que son discriminados socialmente y clasificados a veces como “intocables”, impidiéndoles el acceso a los mejores puestos de trabajo y al contacto con las castas superiores. El 80% de los cristianos de la India son de procedencia dalit. Esta situación de injusticia social constituye una llamada a las Iglesias y comunidades cristianas para implicarse en la promoción de la justicia.

Este año tenemos especialmente presente, en nuestra oración, la situación de los cristianos que sufren persecución o discriminación, como estos cristianos  dalits de la India. Durante el pasado año más de cien mil cristianos fueron asesinados a causa de la fe que profesan. Son datos facilitados por el Coordinador del Observatorio para la Libertad Religiosa en el mundo, Máximo Introvigne.  Ante tan espantosa tragedia, Máximo Introvigne denuncia que la comunidad internacional guarda silencio. ¿Por qué?

Cabe preguntarse si el silencio de la comunidad internacional sería tan clamoroso, si los afectados formaran parte de otros grupos sociales o religiosos. 

Con frecuencia oímos noticias de actos violentos contra comunidades cristianas en países, como Paquistán, Nigeria, Egipto, Sudán, Mali, India, donde se manifiesta una dura intolerancia de signo islámico o budista. Se sabe que los cristianos de Orisa (India), que hace cuatro años fueron objeto de ataques en los que hubo más de mil muertos, siguen siendo víctimas de expropiaciones,  de conversiones forzadas y de constantes amenazas de muerte. Muchos no han podido celebrar en estos días los misterios entrañables de la Navidad, debido a amenazas y manifestaciones en contra. 

El cardenal Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, ha denunciado que «vivimos en una intolerancia cada vez más cruel contra los cristianos, y estamos preocupados porque los cristianos son un factor de equilibrio, reconciliación y unidad, y no de conflictos, en las fronteras y trincheras del mundo… Los cristianos dan una contribución de reconciliación y de paz, de justicia y de solidaridad».

Que el testimonio de los cristianos que sufren el martirio o la persecución sea un estímulo para vivir nuestra fe con mayor coherencia y que todos los que seguimos a Jesucristo demos pasos eficaces para lograr la unión de todas las Iglesias. 

Con mi afecto y bendición.

+ Alfonso Milián Sorribas

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.