La Diócesis de Tortosa espera no Pastor

Mons. Javier Salinas   El Adviento es un tiempo importante del calendario litúrgico. Desvela la esperanza en el encuentro con el Señor. Pero también es una actitud permanente en la vida de un cristiano que se sabe siempre en camino hacia el cielo nuevo y la tierra nueva. En este sentido la Diócesis de Tortosa vive un tiempo de Adviento a la espera de un nuevo Pastor.

Esta esperanza hemos de vivirla de una manera activa, reconociendo que es Dios quien guía la Iglesia por medio de aquellos a quienes ha confiado la misión de proclamar su Evangelio de salvación: el Papa, sucesor de Pedro, que preside toda la Iglesia en la caridad; los Obispos, sucesores de los Apóstoles, que junto con el Papa y bajo su autoridad han sido enviados como Pastores de cada Iglesia particular; y los presbíteros, y también los diáconos, como colaboradores necesarios. Todo para la construcción del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia. Será el Santo Padre, después de un proceso de información y valoración, quien nombrará un nuevo Obispo para Tortosa.
Y mientras, ¿qué debemos hacer nosotros como Diócesis a la espera de un nuevo Obispo? Vivir este momento como un tiempo de gracia, centrándonos en lo esencial de la vida cristiana: conocer y amar a Jesucristo, con todas las consecuencias personales y sociales que conlleva; reconocer que la Iglesia no es obra humana sino el fruto más preciado de Jesús, muerto y resucitado, que por la acción del Espíritu continúa entre nosotros; fortalecer nuestra fe, en este año providencial al que hemos sido convocados por Benedicto XVI, superando el pesimismo y una visión reducida que podría hacernos ver la Iglesia como un simple proyecto humano.
En este tiempo de espera pedimos al Señor vivir una esperanza activa que nos lleve a orar por el que será el Obispo de Tortosa. Un Obispo que plazca a Dios por su santidad. Un Obispo que sea hermano mayor de esta familia que forma la Iglesia que peregrina en Tortosa, encrucijada de culturas, costumbres, tradiciones y religiosidad. Un Obispo que anuncie el Evangelio con audacia y libertad en una sociedad plural y secularizada. Un Obispo que nos empuje a ser evangelizadores, a vivir y comunicar la fe a través del testimonio y la palabra amable. Un Obispo que nos ayude a releer los documentos fundamentales del Concilio Vaticano II, que con el Catecismo de la Iglesia Católica son luz para comprender el camino recorrido estos 25 años después de la celebración de nuestro Sínodo Diocesano. Un Obispo servidor de la comunión eclesial, que nos haga vivir la caridad teniendo presentes las consecuencias de la crisis económica y de valores. Un Obispo que nos acompañe, unidos a la Virgen María, que tan presente está en la vida de nuestras familias y en nuestras tradiciones populares.

 +Ja vier Salinas

Obispo de Mallorca

Mons. Javier Salinas Viñals
Acerca de Mons. Javier Salinas Viñals 48 Articles
Nace en Valencia el 23 de enero de 1948. Cursó estudios eclesiásticos en el Seminario valenciano, recibiendo la ordenación sacerdotal el 23 de junio de 1974. Es Doctor en Catequesis por la Pontificia Universidad Salesiana de Roma (1979-1982). CARGOS PASTORALESSu ministerio sacerdotal lo inició en la Parroquia de San Jaime de Moncada, de donde fue coadjutor entre 1974 y 1976. Este último año fue nombrado superior del Seminario Menor de Valencia, cargo que desempeñó hasta 1977, cuando fue nombrado consiliario diocesano del Movimiento Junior.Tras su estancia en Roma, volvió a Valencia como delegado episcopal de Catequesis, de 1982 a 1992; capellán y director espiritual en el Colegio Seminario Corpus Christi de Valencia, de 1987 a 1992; y Vicario Episcopal, de 1990 a 1992. Este último año fue nombrado obispo de Ibiza, sede de la que estuvo al frente hasta 1997, cuando fue promovido a la diócesis de Tortosa. El 16 de noviembre de 2012 fue nombrado obispo de Mallorca.El 8 de septiembre de 2016 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE preside la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar desde el año 2014, tras ser reelegido para un segundo trienio el 15 de marzo de 2017.Desde el año 1999 hasta 2014 presidió la Subcomisión Episcopal de Catequesis.El 23 de octubre de 2012 la Santa Sede le nombró miembro del Consejo Internacional para la Catequesis (COINCAT), organismo consultivo vinculado a la Congregación para el Clero.