El Movimiento de la Juventud Estudiante Católica propone en una campaña cómo seguir a Jesús en el gasto y el consumo

En el contexto de la crisis que tiene raíz económica, pero que plantea el cuestionamiento de los valores y su orden en nuestra sociedad, la Iglesia diocesana en Mérida-Badajoz a través del Movimiento de Juventud Estudiante Católica (JEC) está llevando a cabo una campaña de claro protagonismo juvenil acerca del consumo y la incidencia en la personalidad del joven.

El movimiento de la Juventud Estudiante Católica está realizando sus campañas en los ámbitos escolares. En los institutos están llevando a cabo todo un proceso de análisis del consumo en los adolescentes, el por qué, cómo, para qué y para quién consumen. Tras reflexiones personales y encuestas a los compañeros, ahora toca el momento de analizar con profundidad los mecanismos del mercado y su consumo como configuradores de la personalidad de los jóvenes, y de juzgarlo desde claves evangélicas. Ahora es el momento de hacerlo público con carteles y pegatinas entre sus compañeros, en los consejos de alumnos, en los pasillos, aulas, y en las propias parroquias y ámbitos de diversión.

Tras esta primera etapa del “ver” en profundidad lo que se refiere a la realidad del joven y su consumo; en estos momentos están en proceso de entrar en el evangelio y descubrir las claves que vienen del seguimiento de Jesús, en un modo de consumir y vivir el dinero. Para ello están preparando las conclusiones de la primera etapa que portarán a un encuentro estatal que se celebrará en Madrid en Febrero donde se encontrarán jóvenes estudiantes de distintas diócesis españolas en las que está instaurado el movimiento.

Los materiales de la campaña están disponibles para aquellos profesores de institutos, parroquias y animadores juveniles que quieran conocerlos y utilizarlos.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37427 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).