Ver un hermano en el inmigrante

Mons. Alfonso Milián     El próximo domingo celebraremos la Jornada Mundial de las Migraciones. Las migraciones son un fenómeno incrementado en los últimos tiempos. En España el número de inmigrantes alcanza el 12 % de la población, que sube al 14 %, si contamos a los que han obtenido la nacionalidad española. En el último año han regresado a sus países de origen unas 120.000 personas, a causa de la falta de trabajo. En muchos casos, la situación de los que permanecen es verdaderamente lamentable. La Iglesia lo comprueba todos los días a través de Cáritas, ya que el paro afecta al 35 % de los inmigrantes.

Las migraciones son un fenómeno que, como dice el Papa, impresiona por sus
grandes dimensiones, por los problemas sociales, económicos, políticos, culturales y religiosos que suscita, y por los dramáticos desafíos que plantea a las comunidades nacionales y a la comunidad internacional.

Reconozcamos que el primer derecho de un emigrante es a no tener que emigrar.

Si lo hace no es por capricho, sino por la precariedad económica y la falta de bienes básicos que sufre en su país de origen. Muchos países, ricos en recursos naturales, no se verían abocados a la emigración si no fueran objeto de una explotación despótica, de la corrupción de sus dirigentes y del olvido de nuestros países del primer mundo. 

En el libro del Levítico, dijo la Biblia a los israelitas: «El emigrante que reside
entre vosotros será para vosotros como el indígena: lo amarás como a ti mismo, porque emigrantes fuisteis en Egipto. Yo soy el Señor vuestro Dios». Y Jesús, en la parábola del juicio final, insistió: «Venid benditos de mi Padre porque era forastero y me hospedasteis». Jesús una vez más se identifica con los que sufren y viven situaciones especialmente difíciles, como es el caso de muchos inmigrantes. 

La Palabra de Dios nos insta, pues, a acercarnos a los hermanos inmigrantes que peor lo están pasando. Hemos de colaborar con nuestros donativos para ayudarles en sus necesidades primarias, pero tampoco debe faltar la acogida y la cercanía, reconociendo que son hermanos nuestros, aunque profesen otra religión o creencias. Doy las gracias a todos los que les ayudáis. 

+Alfonso Milián Sorribas

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.