2013: Tiempo de fe por delante

Mons. Joan E. Vives    Ciertamente que este año de la fe que vivimos transcurrirá en la mayoría de sus días y sus actos en este 2013 que acabamos de estrenar. Dios quiere que vivamos todo el año agradeciendo el don de nuestra fe, haciéndola más consciente, y avivando la respuesta a la gracia del Espíritu Santo que nos ha sido dada sin ningún mérito nuestro. ¡Todo un año para la fe, un año para la acción de gracias de nuestro bautismo!

Tiene que ser un año para que los contenidos de la fe sean bien vividos. Debemos conocer mejor aquello en lo que creemos -los contenidos de nuestra fe, el Credo-, y aún más, Aquel en quien creemos, y a quien creemos, porque tras todo acto de fe, hay un amor y una respuesta agradecida al Creador y a quien en Cristo nos ha revelado su amor y su predilección. Año de fe bautismal por el don que la Iglesia nos ha hecho. Año de seguimiento de la estrella que nos conduce a la Palabra de Dios y a Cristo, como aquellos Magos que celebramos en la solemnidad de la Epifanía, que viendo la estrella «se llenaron de inmensa alegría» (Mt 2, 10).

Una fe que debe llevarnos a mantener viva la esperanza. Fe es esperar, «contra toda esperanza» (Rm 4,18), confiar con aquella esperanza que nos sostiene en los momentos de sufrimiento, fracaso o desencanto, porque es frágil pero a la vez es fuerte. «Es una niña… que nos da los buenos días cada mañana… pequeña esperanza que se levanta cada mañana» (Ch, Péguy). Esperanza que no engaña, ya que se fundamenta en Dios mismo y en su amor, derramado por el Espíritu Santo. Él es nuestra esperanza, y queremos vivir confiados de sus promesas, seguros de que Él es el Dios fiel, que cumple lo que dice. Contamos con que no nos dejará nunca, ya que «eterna es su misericordia» (Sal 135).

Un año para vivir la fe descubriendo todas las posibilidades de la caridad y de la solidaridad con el prójimo. Y esto en tiempos de gran crisis económica y con tantas personas que sufren por carencias dolorosas, incluso injustas, será más importante que nunca. La fe sólo se hace viva por el amor concreto y responsable, ya que «la fe actúa por el amor» (Ga 5,6) y se demuestra por las obras: «el hombre es justificado por las obras, y no sólo por la fe» (St 2,24). Hagámonos un propósito de mantener la solidaridad con quienes tienen menos que nosotros.

En este año hemos de mantener los compromisos adquiridos, ser fieles a la lectura de la Palabra de Dios personalmente y en familia, sirviéndonos de la «lectio divina«, y debemos valorar la oración que nos acerca y nos hace uno con Dios mismo. Será un año para unirnos en tres peregrinaciones: Lourdes, Roma y Tierra Santa, para reencontrar las raíces de nuestra fe católica, con María, la Virgen Inmaculada y los enfermos; siguiendo las huellas de los apóstoles, columnas de la fe; y acercándonos al Calvario y al Santo Sepulcro, para testimoniar con valentía que Cristo ha resucitado y que, quien vive y cree en Él, no morirá jamás (cf. Jn 11,26).

Será un Año para vivir una Jornada/Asamblea diocesana en junio, que será de fiesta y de testimonios relevantes de otros hermanos creyentes de la Diócesis, ya que la fe debemos vivirla en la Iglesia, que nos ha acogido y nos ha regalado el don de la fe que profesamos; y en comunión con el obispo y entre nosotros, para que no trabajemos en vano, sino que se multiplique la gracia y así demos un buen testimonio del amor de Cristo.

+Joan E. Vives

Arzobispo Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 292 Artículos
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).