Qué es la fe

Mons. Jaume Pujol    En esta fiesta de la Epifanía, en la que tenemos tan presente la evangelización de todo el mundo, os propongo que reflexionemos sobre algo tan central en la vida cristiana como es la fe. Aunque arrancó en 2012, prácticamente todo 2013 está convocado por Benedicto XVI a ser el “Año de la Fe”.

Pero, ¿qué es la fe? Se ha dado a veces una respuesta poco adecuada: creer en lo que no se ve. Es mejor otra: creer por la palabra de otro. Porque hay una fe humana que nos hace creer en un médico cuando nos dice que tenemos que operarnos; o en un piloto que nos dice que volamos a una altura de10.000 metros; o a una persona que nos dice cual es su país de origen, sin que comprobemos personalmente estos datos. Y hay, sobre todo, una fe en Dios, que también habla a la humanidad, a cada uno de nosotros, con palabras inaudibles, en nuestra conciencia, en nuestro corazón. Es el Dios “no de los filósofos, no de los pensadores, el Dios de Jesucristo”, como decía Pascal. En efecto, a través de la encarnación de su Hijo, nos ha revelado su misma esencia: Dios es amor y quiere lo mejor para nosotros.

La fe es un don gratuito, pero en la libertad de cada persona está aceptarlo o rechazarlo, lo mismo que cuando recibimos un regalo: podemos no quererlo, o recogerlo y meterlo en un armario o en un desván, o ponerlo, en cambio, en un lugar central de nuestra casa y de nuestra vida.

Estas ideas las expuse ya en la Carta Pastoral del mes de octubre pasado, pero me parece oportuno volver a reflexionar sobre ellas. No son conceptos teóricos y la prueba es cómo influye la fe, para bien, en la vida de innumerables personas. Algunas, como los mártires que a finales de año serán canonizadas, son pruebas irrefutables de cómo por la fe llegaron a dar sus vidas.

El Año de la Fe debe servirnos –decía también en la Pastoral- para intensificar el testimonio de la caridad. El apóstol Santiago nos dejó una carta que nos interpela así: “¿De qué servirá, hermanos míos, si alguien nos dice que tiene fe, si no lo demuestra con obras?”. El apóstol imagina que alguien que no tiene vestidos ni comida acude a nosotros y le despachamos diciendo: “Vete en paz, abrígate y aliméntate”.

No podemos sacarnos los problemas de encima de este modo, como si por ser ajenos no existieran. Es más: no son ajenos para un cristiano, sino que debemos sentirlos como propios. Y nos puede ayudar aquella afirmación de Jesucristo de que cualquier obra de misericordia que hagamos a un necesitado es como si a él mismo se la hiciéramos.

Deseo para este año que los sacerdotes prediquen sobre el Credo, que todos los fieles leamos la Biblia y el Catecismo de la Iglesia Católica, donde se explican las verdades de fe y las propuestas morales de la Iglesia, sabiendo que la fe, si bien es un acto personal, no es un acto solitario. La vivimos en comunidad de discípulos de Cristo, que esto es la Iglesia.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei.CARGOS PASTORALESFue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad.Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión.Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc.El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004.Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.