Mirad cómo se aman

Mons. Joan Piris     Esta es una expresión que la historia atribuye a Tertuliano refiriéndose a los cristianos y que quiero aplicar expresamente a la que llamamos Sagrada Familia de Nazaret. Celebrándola este domingo después de la Navidad, alabamos al Señor que ha querido manifestarse tan humanamente, tan según nuestro camino ordinario, valorando así este ámbito amoroso que es la vida familiar como camino de realización personal.

Los textos relativos nos dicen que esta Familia, de la que Jesús es el centro, se edifica sobre la fidelidad a la ley judía (son ejemplo sus subidas al Templo de Jerusalén) y al mismo tiempo sobre la docilidad a las llamadas imprevistas y tantas veces desconcertantes del Espíritu (que les ha hecho ir y venir de sorpresa en sorpresa). Nunca se han resistido, aunque tampoco acababan de entender lo que les estaba pasando.

El Mensaje que el Sínodo de los Obispos nos entregó hace dos meses mira a la familia como ámbito natural de la evangelización e insiste en que debe ser sostenida por la Iglesia, los poderes públicos y la propia sociedad. En la familia, los signos de la fe, la comunicación de las primeras verdades, la educación en la oración, el testimonio de los frutos del amor, van calando en la vida de los hijos en un contexto único donde las personas son queridas por ellas mismas. A pesar de la diversidad de situaciones geográficas, culturales y sociales, los Padres Sinodales han confirmado este papel esencial de la familia en la transmisión de la fe. Por eso piden responsabilidad en el anuncio del Evangelio a las familias y apoyo a su labor educativa y agradecen el testimonio de tantas familias cristianas que siguen mostrando al mundo una experiencia de comunión, de amor y de fidelidad.

Y tampoco se olvidan de las situaciones familiares dolorosas en las que no se manifiesta la imagen de unidad y de amor para toda la vida que el Señor nos ha enseñado (Mt 19,6), una situación que les priva de la absolución sacramental y de la comunión eucarística. Insisten en que el amor de Dios no abandona a nadie y que la Iglesia les sigue acogiendo como miembros suyos y quiere acompañarles favoreciendo caminos de conversión y de reconciliación. Como explicaba un cardenal “es cierto que la vida cristiana tiene su vértice en la participación plena en la Eucaristía, pero no se reduce sólo a su vértice. Al igual que en una pirámide, aunque se pierda el vértice, la masa permanece sólida y no cae”. Hay que construir comunidades acogedoras en las que todo el mundo se sienta como en casa, con experiencias concretas de comunión que, con la fuerza del amor, puedan atraer la mirada de la humanidad contemporánea tantas veces desencantada.

La transmisión y educación de la fe en la familia siempre ha sido una cuestión central en la vida de la Iglesia, pero se vuelve urgente y de plena actualidad en estos tiempos en los que el cambio cultural parece querer ignorar los valores religiosos e incluso se manifiesta contrario. La Iglesia sigue haciendo su propuesta de “nueva evangelización” en fidelidad al mandato de su Señor. ¡FELIZ Y ACOGEDOR AÑO NUEVO!

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola, 

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia.En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984.CARGOS PASTORALESHa sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste.El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año.El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesisOTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.