Santa María en la fe de la Iglesia

Mons. Carlos Escribano      El Adviento y de Navidad vienen marcados de un modo especial por la figura de Santa María. Esta aparece constantemente en los evangelios que se proclaman en la liturgia de estos días y la celebramos en diversas fiestas como la Inmaculada Concepción, la Sagrada Familia o la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios el primero de Enero. De la mano de María sabemos que  podemos vivir con especial intensidad este año de la Fe, pues es un magnífico ejemplo para aprender a tener nuestra mirada en Cristo que “inició y completa nuestra fe” (Heb 12,2): “Por la fe, María acogió la palabra del Ángel y creyó en el anuncio de que sería la Madre de Dios en la obediencia de su entrega (cf. Lc 1, 38). En la visita a Isabel entonó su canto de alabanza al Omnipotente por las maravillas que hace en quienes se encomiendan a Él (cf. Lc 1, 46-55). Con gozo y temblor dio a luz a su único hijo, manteniendo intacta su virginidad (cf. Lc 2, 6-7). Confiada en su esposo José, llevó a Jesús a Egipto para salvarlo de la persecución de Herodes (cf. Mt 2, 13-15). Con la misma fe siguió al Señor en su predicación y permaneció con él hasta el Calvario (cf. Jn 19, 25-27). Con fe, María saboreó los frutos de la resurrección de Jesús y, guardando todos los recuerdos en su corazón (cf. Lc 2, 19.51), los transmitió a los Doce, reunidos con ella en el Cenáculo para recibir el Espíritu Santo (cf. Hch 1, 14; 2, 1-4)”. (Porta Fidei nº 13).

La Iglesia siempre ha contemplado a María como gran maestra de la fe y ha constatado que de su mano se puede conocer mejor el misterio de Cristo. En el trascurrir de la historia de la Iglesia se han formulado cuatro dogmas de fe referidos a Santa María, que se nos descubren como hondamente cristológicos. Estos han ayudado al pueblo de Dios a profundizar en el gran acontecimiento de la historia de la Salvación que es la persona de Cristo y a descubrir matices enormemente enriquecedores a la hora de cimentar y afianzar nuestra creencias cristológicas, eclesiológicas y antropológicas. No hay que olvidar que son dos los elementos constitutivos a considerar a la hora de definir un dogma de fe: primero,  tiene que ser una verdad contenida en la revelación. En segundo término, esa verdad ha tenido que ser formulada y expuesta como verdad de fe.

Así ha ocurrido a lo largo de la historia de la Iglesia con los dogmas marianos. Estos son los siguientes: María es Madre de Dios, la perpetua virginidad de María, la Inmaculada Concepción de María y la Asunción de la Virgen en cuerpo y alma a los cielos. Los dos primeros son formulados en los Concilios que se desarrollaron en los siete primeros siglos de la historia de la Iglesia. La maternidad divina de Santa María, virgen antes, durante y después del parto, presenta a Cristo en la fe de la Iglesia como verdadero Dios y verdadero hombre. Los dos últimos, proclamados en 1.854 y 1.950 respectivamente, tienen un carácter doxológico, es decir, de alabanza a Dios por lo que ha llevado a cabo en la historia para la salvación de los hombres. Los dogmas de la Inmaculada Concepción y de la Asunción ayudan, al contemplar la figura de María, a la fe y a la piedad del pueblo creyente con un marcado acento litúrgico y cultual.

Os animo a vivir este Adviento y este Año de la Fe de la mano de María. Seguro que de su mano podremos profundizar en nuestro conocer a Jesús, para amarle más y servirle mejor.

 + Carlos Escribano Subías,
  Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 208 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.