Plegaria de Adviento, preparando la Navidad

Mons. Francesc Pardo i Artigas     Tercer domingo del tiempo de adviento: la Navidad de Nuestro Señor Jesucristo llama a la puerta. Durante estos días reflexiono sobre aquello que más puede ayudar a prepararnos personalmente para vivir la Navidad, no solo a preparar la fiesta. 

Recuerdo que durante algunos años, en medio del frenético ritmo de compras, de preocupaciones materiales… recomendaba buscar un tiempo para la plegaria. Alguien me dijo: ¿Qué debemos rezar o pedir? Le ofrecí una plegaria que, más o menos, es la que os ofrezco en esta carta. Estoy convencido que si la rezáis poco a poco, en medio de las preocupaciones de estos días, os ayudará a vivir más intensamente la Navidad. Si vivimos personalmente el auténtico sentido de la Navidad de Jesús, seremos capaces de transmitirlo. 

Señor Jesús, se acerca la Navidad.

Ayúdanos a prepararnos para que seamos el pesebre donde puedas nacer de nuevo.

Pensando en la fiesta recordemos que la gran fiesta es acogerte.

Entre las felicitaciones deseando paz, no nos olvidemos de recibir la auténtica paz y el perdón reconociendo nuestros pecados, pidiendo perdón y recibiéndolo por medio del sacramento de la penitencia. 

Haznos sencillos, necesitados de escuchar la Buena Nueva y de creer en ella:

“Nos ha nacido el Salvador, cercano, uno como nosotros, el Mesías y Señor”. 

Señor, bendice nuestros oídos

para que sepan escuchar tu voz, la Buena Noticia de la Salvación,

y al mismo tiempo percibir con claridad

el clamor de los afligidos.

Que sepan permanecer sordos al ruido inútil y a las conversaciones intrascendentes,

pero no a las voces que claman, muchas veces desde el silencio,

y reclaman sentido, perdón, estimación, vida… a Vos, Señor  y Salvador,

pese a que turben nuestra propia comodidad.

 Bendice nuestras manos,

para que sean delicadas y sepan acariciar sin retener;

que sepan dar sin calcular, y tengan la fuerza de bendecir y consolar. 

Señor, bendice nuestros ojos para que sepan ver toda necesidad

y no olviden nunca lo que a nadie deslumbra;  que vean más allá de la superficie,

para que los demás se sientan felices por la forma en que los miramos.

Que te descubran en los sencillos signos de los sacramentos y en las personas. 

Señor, bendice nuestra boca para que de testimonio de Ti,

y no diga nada que hiera o destruya; que únicamente pronuncie palabras que alivien,

que nunca traicione confidencias y secretos, y que consiga despertar sonrisas. 

Señor, bendice nuestro corazón, para que sea templo vivo de tu Espíritu

y sepa  ofrecer calor y refugio; que sea generoso para perdonar y comprender,

y aprenda a compartir dolores y alegrías con un gran amor. 

Señor Jesús, quiero prepararme para poder ofrecerte una buena acogida y estancia:

dispón de mí con todo lo que soy, con todo lo que tengo, con todo lo que hago. 

María, madre mía, ayúdame a esperar y acoger a Jesús con amor i alegría.

 

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona 

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 403 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.