Cáritas Valencia aumenta un 1.200 por cien sus ayudas a familias sin recursos en cinco años

Cáritas Diocesana Valencia ha dado a conocer los resultados y conclusiones del V Informe de su Observatorio Diocesano de la Realidad 2012, en el que la entidad ha destacado el incremento de ayudas que las Cáritas parroquiales están realizando a las familias necesitadas.

Así, entre 2007 y 2011 se ha duplicado el número de personas atendidas en las Cáritas parroquiales, pasando de 135 de media a 270 personas por Cáritas parroquial. Además, el fondo de ayuda económica con el que la entidad atiende a las familias más necesitadas, se ha incrementado “vertiginosamente” de los 39.000 euros en 2007 a los 525.000 euros en el año 2012”, según ha afirmado en rueda de prensa la secretaria general de Cáritas Diocesana Valencia, Fani Raga, este jueves 13 de diciembre.

La portavoz de la institución ha advertido de “la consolidación de una nueva estructura social, caracterizada por una situación en la que la exclusión social, la pobreza y la vulnerabilidad se revelan como fenómenos estructurales no coyunturales o temporales, situándose el umbral de la pobreza, en la Comunidad Valenciana, en torno al 19 por ciento frente al 21 por ciento de la nación”.

Según ha explicado Raga, la pobreza es actualmente más extensa porque “se ha incrementado el numero de hogares y personas que necesitan ayudas y es más intensa porque las situaciones de privación material y la dificultad de acceso a derechos básicos se han acrecentado”.

Raga ha denunciado “el repliegue de los sistemas de protección social que se están realizando en nuestra sociedad sobre Sanidad, con la entrada en vigor del Decreto 16/2012 que deja fuera a las personas más desfavorecidas y la insuficiencia de los servicios sociales actuales”. En su intervención, la portavoz de Cáritas Diocesana Valencia se ha mostrado contraria a los recortes que en las partidas de Bienestar Social y Cooperación Internacional se van a realizar en los Presupuestos Generales de la Comunidad Valenciana para el año 2013, en los que “se va a destinar un 71,41 por ciento del dinero al pago de la deuda, mientras que se va a reducir la partida de Bienestar Social en un 7 por ciento, lo que supone 51 millones de euros menos para atender a las personas más necesitadas, y además también se va a reducir la partida destinada a la Cooperación Internacional en un 79 por ciento con respecto al presupuesto del año 2012”.

Ante esta situación, la secretaria de Caritas Valencia ha hecho un llamamiento a las instituciones y a la población para que “exista un mayor compromiso ciudadano desde valores éticos y cristianos, y una mayor solidaridad ciudadana para paliar las necesidades mas inmediatas de las personas a las que atiende Cáritas y otras entidades”.

Según la portavoz de Cáritas Valencia “la situación de las Cáritas parroquiales comienza a ser complicada porque se encuentran desbordadas a la hora de atender a los más desfavorecidos, y por ello creemos necesario que todos los agentes sociales se comprometan a trabajar conjuntamente y que los responsables políticos prioricen medidas de protección social mientras se regenera el empleo”.

Ante esta problemática, Cáritas ha apostado por el empleo y la formación con “42 grupos de empleo a través de los cuales se ha formado en lo que va de año más de 300 personas y se ha logrado 13.000 inserciones laborales menores en el mercado laboral”, ha añadido. Igualmente, el Programa de Vivienda que alcanza su primer año de funcionamiento, ha contado “con diez viviendas y 31 personas beneficiarias, así como con la colaboración desinteresada de Broseta Abogados quienes han asesorado a más de 200 personas afectadas en materia hipotecaria y desahucios”. En la actualidad, la mayor parte de la ayuda económica que ofrece Cáritas -más de un 80 por ciento- está destinada a aspectos relacionados con la vivienda, “en pago de suministros y alquileres”, ha puntualizado Raga.

(Fotografía Javier Peiró)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42395 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).