Compartir en tiempos de crisis

Mons.  Àngel Saiz Meneses     Juan Bautista sigue siendo el protagonista del fragmento del Evangelio que leemos este domingo en la celebración dela Eucaristía. Siel texto del domingo pasado resaltaba la presencia dela Palabrade Dios en la historia general y en la historia personal de cada uno de nosotros, hoy el texto pone de relieve el contenido de la predicación de Juan el Bautista.

La conversión que propone este heraldo de Jesucristo se prueba por sus frutos; los frutos son la consecuencia de la conversión y como la prueba de su autenticidad. El test del auténtico bautizado está en los frutos que brotan de la transformación del corazón que produce el encuentro con Dios y con su Palabra.

En este sentido, la palabra de Juan el Bautista tiene un especial interés para todos nosotros, hijos e hijas dela Iglesia, en este momento en que ella ve una renovada conciencia de su responsabilidad de llevarla Palabrade Cristo a todos los hombres; es decir, de evangelizar. Pensé que eran dirigidas a nosotros estas palabras del Papa en la homilía de la misa de clausura del reciente Sínodo de los Obispos concluido el pasado 28 de octubre en Roma. El Papa hablaba de aquellos cristianos y cristianas “que viven en regiones de antigua evangelización, donde la luz de la fe se ha debilitado, y se han alejado de Dios, y ya no lo consideran importante para la vida. Son las numerosas personas que tienen necesidad de una nueva evangelización; es decir, de un nuevo encuentro con Jesús, el Cristo, el Hijo de Dios”.

. “La nueva evangelización concierne a la vida de todala Iglesia”, añadía el Papa en aquella celebración. Y subrayaba tres líneas pastorales que surgieron en las intervenciones escuchadas en el Sínodo. El Papa, como seguramente sabéis, asistió prácticamente a todas las sesiones y escuchaba atentamente las intervenciones incluso tomando notas.  por razones de brevedad, hoy voy a referirme sólo a la primera de las líneas señaladas por Santidad. Es la que corresponde a los sacramentos de la iniciación cristiana. “Se ha reafirmado –cito las mismas palabras del Santo Padre- la necesidad de acompañar con una catequesis adecuada la preparación al Bautismo, ala Confirmacióny ala Eucaristía. Tambiénse ha reiterado la importancia dela Penitencia, sacramento de la misericordia de Dios. La llamada del Señor a la santidad, dirigida a todos los cristianos, pasa a través de este itinerario sacramental”.

Y el Papa concluía su referencia a esta primera línea pastoral con una referencia preciosa, de gran calado teológico: “En efecto, se ha repetido muchas veces en el Sínodo que los verdaderos protagonistas de la nueva evangelización son los santos: ellos hablan un lenguaje comprensible para todos, con el ejemplo de la vida y con las obras de caridad”.

En estas vísperas de Navidad, nos llega también la llamada de Cáritas a la solidaridad, tan necesaria en estos tiempos de grave y prolongada crisis. Procuremos escuchar y atender esta llamada. Dice un refrán muy expresivo que “no es lo mismo predicar que dar trigo”. Cáritas y otras instituciones eclesiales no se quedan en las palabras, sino que hacen real aquello que respondía Juan Bautista a la gente que le preguntaba: “¿Entonces, qué hacemos?”. Y él contestó: “El que tenga dos túnicas que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo”.  Os invito y me invito a secundar la llamada de Cáritas Diocesana en estas vísperas dela Navidad. 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 356 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.