María, entre el desconcierto y la fe

Mons. Jaume Pujol     En el Sínodo de Obispos sobre la Nueva Evangelización celebrado en octubre, monseñor Enrique Glennie, vicario general de la Archidiócesis de México, destacó el papel de María en el anuncio de la fe en el Nuevo Mundo. «El Acontecimiento de las apariciones de María de Guadalupe al indio san Juan Diego en 1531 tuvo una repercusión decisiva para la evangelización, con un influjo que va más allá de los confines de la nación mexicana, alcanzando a todo el continente» —afirmó—. «Inmediatamente después de las apariciones —añadió—, se verificó una impresionante conversión en masa, tanto de los indígenas como de los españoles. Una conversión a través de Ella, a Jesucristo que constatamos hasta nuestros días, con la presencia en el Santuario de más de veinte millones de personas cada año».

Con ocasión de la fiesta de la Inmaculada Concepción, he querido comenzar con este testimonio de un padre sinodal mejicano para adentrarnos en la importancia que tiene María en el descubrimiento de Cristo. Tenemos experiencia de que en la vida sucede así: las madres presentan sus hijos a otras personas, y lo hacen con esta mirada amorosa, que invita a la contemplación de la nueva criatura.

En nuestra sociedad, inmersa con frecuencia en un ambiente de paganismo práctico, todos hemos oído hablar de Jesucristo, pero muchos no han experimentado verle nacer en su interior. La Virgen fue la primera que tuvo esta experiencia, física y espiritual, a partir del momento en que recibió el mensaje del arcángel. Lo cual no quiere decir que captara de golpe toda la trascendencia y sus detalles. Como buena muchacha judía conocía la tradición y las enseñanzas de los profetas con respecto a un Mesías que debía llegar algún día, pero cómo sería esto, cuándo, y qué papel jugaría ella, lo fue descubriendo.

El Evangelio nos muestra en varias ocasiones a María desconcertada. La primera vez el desconcierto sólo duró el tiempo de un breve diálogo a partir de la pregunta: “¿Cómo será esto si no conozco varón?”.  La segunda vez duró tres días, cuando José y María pierden a su hijo al regreso de un viaje a Jerusalén. “¿Por qué nos has hecho esto?”, pregunta entonces.

María pregunta, no se rebela y acepta las respuestas aún no comprendiéndolas del todo. Cuando el Evangelio nos dice “María guardaba todas estas cosas en su corazón”, es como si nos dijera que se quedó con aquellas respuestas y pensó: no las entiendo ahora, pero las comprenderé más tarde.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo metropolitano de Tarragona y primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.