Carta a los niños con motivo de la Navidad

Mons. Francisco Cerro   Queridos niños:

Se acerca la Navidad y, un año más, aprovecho el más bello acontecimiento de la historia para ponerme en contacto con vosotros.

Jesús viene a nosotros y nos hace, en este Año de la Fe, una linda invitación: ¿queréis acogerme? Pues abrid vuestro corazón a mi Palabra y
mirad a todos como hermanos.

Son muchos los niños cristianos que se esfuerzan en vivir una Navidad auténtica: rezando y compartiendo con otros niños que han nacido
en lugares de pobreza y muerte. Muchos de vosotros estáis ayudándoles,
¡enhorabuena!, porque sólo así Jesús estará feliz.

Este año os dedico estas ocho bienaventuranzas, que son como un
escaparate donde podéis contemplar a Jesús:

•  Bienaventurado el niño, que mira a los demás con los ojos de
dios y descubre que todos somos hermanos, porque su corazón siempre estará de fiesta.

•  Bienaventurado el niño, que se acerca al  portal de  belén y
habla con Jesús como el mejor amigo, contándole sus
penas y alegrías, porque su corazón irradiará felicidad.

•  Bienaventurado el niño, que tiene un corazón lleno de amor
y goza compartiendo con los niños más pobres del mundo,
porque Dios se lo premiará con abundancia.

•  Bienaventurado el niño, que tiene siempre las manos extendidas, para acoger a todos sin discriminación, porque tendrá a
Jesús siempre con él.

•  Bienaventurado el niño, que descubre las heridas de Jesús en el
rostro de los que sufren, porque de él serán los tesoros del cielo.

•  Bienaventurado el niño, entusiasmado con Jesús y su evangelio, a quien le gusta sembrar paz y unión entre todos, porque está proyectando el rostro de Jesús sobre los demás.

•  Bienaventurado el niño, que sale en defensa del más débil,
porque Dios será su protector.

•  Bienaventurado el niño que se siente misionero y tiene los pies
ligeros para ir en ayuda de todo el que lo necesite, porque
los demás descubrirán en él a Jesús.

Agradezco vuestras cartas, tan preciosas y encantadoras.
Me gusta leer las cosas tan bonitas que me contáis.

Las preguntas, este año son: ¿de estas bienaventuranzas, cuál es la que más te gusta? ¿A qué te vas a comprometer especialmente en esta Navidad? Espero vuestras respuestas.

¡Feliz Navidad para ti y para tu familia!

Tu amigo.

+Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 210 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.