Abrid a vuestros hijos la puerta de la fe

Mons. Alfonso Milián   Con ocasión de la fiesta de la Sagrada Familia, que la Iglesia celebrará el domingo 30 de diciembre, he querido convocar para nuestra Diócesis una  Jornada Diocesana de la Familia. Os invito a prepararla desde este momento y a participar en ella, acudiendo, si podéis, a la Eucaristía que celebraré en la Catedral de Barbastro, y si no os es posible desplazaros, viviendo en vuestra Parroquia las iniciativas previstas para esta Jornada.

Nuestra existencia ha sido marcada profundamente por las vivencias de nuestras familias. Pero la cosa viene de lejos, ya que procedemos de un Dios que es familia:
Padre, Hijo y Espíritu Santo. Nuestros padres quisieron que por el Bautismo nos incorporáramos desde muy niños a la familia de los hijos de Dios, que es la Iglesia. Y caminamos hacia un encuentro gozoso con la gran familia de los bienaventurados en el gran banquete del Reino de Dios, que nuestro Padre nos prepara. 

La familia es un valor reconocido por todos. Y, en  estos tiempos de crisis, de
soledad y de carencias, la familia acoge a sus miembros, los arropa y les proporciona calor y alimento. ¡Cuántos padres y abuelos acogen  a sus hijos que, por el paro y la carencia de prestaciones, no tienen qué comer ni dónde cobijarse!

La familia está llamada también a abrir la puerta de la fe a sus hijos, con la ayuda del Espíritu Santo, naturalmente. En el bautismo, los padres y padrinos se comprometen solemnemente a abrir al hijo que presentan a la Iglesia esa puerta que da acceso a la fe.

Desgraciadamente, algunos padres olvidan después la promesa que hicieron o tal vez la rechazan. Y Jesús sigue lanzando a todos los padres cristianos la pregunta que hizo en otro tiempo a sus discípulos: «¿También vosotros queréis marcharos?» Ojalá todos los padres cristianos de esta Diócesis seáis capaces de responder como Pedro: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna», convencidos de que el seguimiento de Jesús es un tesoro para ellos y para sus hijos, porque verdaderamente sólo Él tiene palabras que dan vida.

Quiero proponeros tres tareas, para las que encontraréis ayuda en vuestras
parroquias. Son muy sencillas, pero muy útiles para abrir la puerta de la fe a vuestros hijos, a saber: prolongar en casa las catequesis que vuestros hijos reciben en la parroquia; iniciarles en la oración rezando con ellos al comenzar y terminar el día, en las comidas, en algún momento especial…; y participar con ellos en la Eucaristía de los domingos. Estoy convencido de que, con la ayuda del Espíritu Santo que no os faltará si la deseáis y se la pedís, lograréis llevarlas adelante.

En nuestro tiempo se sufre mucho por el desamor. Descubrir y seguir el proyecto de Dios sobre nuestra existencia y sobre nuestra vida familiar es el gran antídoto frente al desamor. Por esto es tan necesario franquear padres e hijos juntos esa puerta abierta hacia la fe. 

Os hago, pues, una llamada a todos para preparar y  vivir intensamente la
Jornada Diocesana de la Familia. Y espero encontrarme con muchos de vosotros en la Eucaristía que celebraré en la Catedral de Barbastro, donde tendremos el gozo de dar gracias a Dios por el don de la fe, que nos salva de la desesperanza y del desamor. 

Con mi afecto y bendición.

+ Alfonso Milián Sorribas
Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Alfonso Milián Sorribas
Acerca de Mons. Alfonso Milián Sorribas 101 Articles
Mons. Alfonso Milián Sorribas nació el 5 de enero de 1939 en La Cuba, provincia de Teruel y diócesis de Teruel y Albarracín. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza y fue Ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962. En 1992 obtuvo la Licenciatura en Teología Catequética por la Facultad de Teología ‘San Dámaso’ de Madrid, con la tesina «La iniciación a la dimensión contemplativa del catequista por medio de la oración de Jesús». La segunda parte de la misma fue publicada en 1993, en la revista ‘Jesus Cáritas’ con el título «La invocación del nombre de Jesús, camino de encuentro con el Padre». Además del español, conoce el francés. Después de su ordenación, ha desempeñado los siguientes cargos: - 1962–1969:Párroco de Azaila (Teruel); - 1962–1967:Coadjutor de la Parroquia de La Puebla de Hijar (Zaragoza); - 1967–1969:Encargado de las Parroquias de Vinaceite (Teruel) y Almochuel (Zaragoza); - 1969–1983:Párroco de ‘San Pío X’ en Zaragoza; - 1970–1976:Delegado de Cáritas de Arrabal (Zaragoza); - 1978–1990:Miembro del Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1980–1981:Consiliario del Movimiento ‘Junior’; - 1982–1990:Vicario Episcopal de la Vicaría IV de la Archidiócesis de Zaragoza; - 1992–1996:Delegado Diocesano de Apostolado seglar y Consiliario Diocesano del Movimiento ‘Junior’; - 1992–1998:Delegado Diocesano de Pastoral Vocacional; - 1996–2004:Vicairo Episcopal de la Vicaría II; - 1998–2004:Consiliario de ‘Manos Unidas’; - Nombrado Obispo Auxiliar de Zaragoza el 9 de noviembre de 2000 y elegido para la sede titular de Diana, recibió la ordenación Episcopal el 3 de diciembre de 2000. - El 11 de noviembre de 2004, el Nuncio Apostólico en España comunicó al Administrador Diocesano el nombramiento de Don Alfonso Milián para la sede barbastrense-montisonense, de la que tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 en la catedral de Barbastro. - En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión Episcopal de Asuntos Sociales y Obispo Delegado para Cáritas Española.