El Jubileo llega a su fin

Mons. Francisco Cerro     Los frutos del Jubileo Diocesano en nuestra Catedral de Coria son palpables, otros los hemos ido descubriendo porque el Señor “ha estado grande con nosotros y estamos alegres”, como dice el Salmo. Todavía queda mucho por recoger sabiendo, como decía San Vicente de Paúl, que el Señor nos llama a sembrar, no a ver el fruto.

El Nuncio de su Santidad estará presente el día 6 de diciembre próximo, sábado, a las 12:00 horas, para realizar, de forma oficial, la clausura del Jubileo que culminará con la ordenación de cuatro nuevos presbíteros, en la catedral, el día 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción, a las 17:00 horas. Os esperamos a todos en este gozoso acontecimiento.
Hasta la fecha, son miles las personas que han visitado la Catedral de
Coria con objeto de ganar la gracia jubilar. Antes, en nuestro  Conventito de “El Palancar”, hemos pedido perdón al Señor y como peregrinos,nos hemos reconciliado con el Dios de la Vida y con nuestros hermanos, en estos momentos recios y de crisis que nos toca vivir. El jubileo es una llamada a creer y a celebrar nuestra fe y nos ha indicado que el camino es compartir con los más necesitados, “imitando así tu generosidad” como nos recuerda una Plegaria Eucarística.

El Proyecto Hombre que, como la mayoría de las instituciones que
trabajan al servicio de los necesitados, no pasa por buenos momentos,
económicamente hablando, por la escasez de las ayudas oficiales ha sido
el objetivo caritativo-social del jubileo. El servicio y la solidaridad, debe ser
nuestro proyecto, en este caso, con los que viven en el infierno de la droga,
ellos, sus familiares y la misma sociedad que, aunque por desgracia, la droga sigue, también sigue su solución. Muchas de las soluciones se encuentran en compartir en solidaridad, como nos lo ha recordado el jubileo.

La catedral con su acogida y su reclamo continuo a unas obras urgentes, porque el visible deterioro no debe ir a más. Como sede donde el obispo, sucesor de los apóstoles, ejerce su ministerio de fe y caridad, han visto como sus hijos de toda la diócesis (han participado más de 200 instituciones
en el jubileo) y de otras muchas partes de Extremadura, de España
y del mundo, se han beneficiado en la memoria del aniversario de la
consagración de la catedral y en el 450 Aniversario del tránsito de San
Pedro de Alcántara y su proclamación como Patrón de Extremadura,
por el Papa Juan XXIII, hace 50 años, coincidiendo con el inicio del Concilio Vaticano II. También hemos recordado que hace 25 años, el
Papa Juan Pablo II beatificó al Obispo Marcelo Spínola, que hasta este
momento es el priºmer obispo beatificado de esta Diócesis de CoriaCáceres y fundador de una familia religiosa con una impresionante labor en el mundo, desde el Amor al Corazón de Jesús.

La presencia del Nuncio de su Santidad, el día 6 de diciembre próximo, a las 12:00 horas en la catedral de Coria, nos confirma en este Año de la Fe, nuestra comunión con el Papa y con la Iglesia Universal. Su presencia entre nosotros debe ser un signo más de nuestra unidad al sucesor de Pedro, para vivir en la comunión con Cristo donde, desde la Cátedra del Obispo se sigue proclamando la fe y ayudando y animando a ser coherentes con ella, “transmitamos la fe, viviendo la caridad”.

Os espero a todos, a los párrocos y sacerdotes, vida consagrada, religiosos y religiosas, a las familias, a los laicos, a todo el pueblo de Dios que
camina en estas tierras y que cantan desde el corazón “somos un pueblo
que camina”.

† Francisco Cerro Chaves,
Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 168 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.