Creer y vivir

Mons. Joan Piris   Resulta muy significativo que el apóstol Pablo, cuando invita a los cristianos de Roma a vivir el culto verdadero, menciona al mismo tiempo la necesidad de cambiar la propia manera de vivir y de pensar: «No os amoldéis al mundo presente, dejaos transformar y renovad vuestro interior, para que podáis reconocer cuál es la voluntad de Dios, lo bueno, agradable, lo perfecto» (Rom 12,1-2).

Para la Biblia la fe es la fuente de toda la vida religiosa. El hombre debe responder con la fe al designio que Dios realiza en el tiempo y que Jesús «lleva a su perfección» (Hb 12,2). De hecho, los discípulos de Cristo son «los que han creído» (Act 2,44).

El Año de la Fe que estamos viviendo los miembros de la Iglesia Católica es una invitación a recorrer nuevamente y con entusiasmo la peregrinación de la fe iniciada el día de nuestro bautismo. Se nos pide reflexionar sobre el texto del Credo y sus contenidos, grabándolo en la memoria y en el corazón, repitiéndolo en la oración cotidiana y testimoniándolo con pasión con la propia vida.

En la apertura del Sínodo sobre la Transmisión de la Fe (10/08/2012), Benedicto XVI decía: «Se es evangelizador si se tiene una pasión ardiente de comunicar a Cristo al mundo». Y pedía demostrar con una intensa vida de oración la conciencia de que «la iniciativa» siempre es de Dios. Pero al mismo tiempo insistía en que la oración debe venir acompañada de la confesión pública de la propia fe en Jesucristo: una confesión como la que se hace con valor ante un tribunal («ante los ojos del mundo»), sabiendo que puede implicar situaciones de riesgo. Este testimonio en momentos difíciles es precisamente la garantía de credibilidad, porque implica la disponibilidad de dar la vida por Aquél y por aquello en que se cree. Basta pensar en lo que nuestro Beato Francesc Castelló explica en sus cartas y demuestra personalmente a la hora del martirio.

Hay que descubrir más a fondo la gracia bautismal que ha hecho de todos nosotros la familia de Dios y ponernos sobre las huellas de Jesús para ofrecer a todos un camino de salvación y de liberación. Pidamos la gracia de vivir el seguimiento de Jesús con más pasión y acertar a encontrar la manera de transmitir a nuestro alrededor el fuego del Evangelio. Este es el objetivo principal de este Año de la Fe: que cada uno de nosotros podamos redescubrir a fondo nuestra fe y sus contenidos expuestos principalmente en el Catecismo de la Iglesia Católica; que podamos intensificar la celebración de la fe en la liturgia, especialmente en la Eucaristía, y que lleguemos a manifestar, cada vez con más claridad en la vida ordinaria, la alegría y el renovado entusiasmo del encuentro con Cristo.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola,

 Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.