"Dios, ¿aval o rival de la ciencia?", coloquio de físicos y profesores en Bilborock

Bajo el título genérico de “Dios, ¿aval o rival de la ciencia?”, hoy tendrá lugar en la sede de Bilborock (Muelle La Merced), a las siete y media de la tarde, un coloquio entre ciencia y fe, desde diferentes perspectivas, protagonizado por los físicos y profesores de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco, Manuel J. Tello y Gustavo Sarmiento; la economista, Mari Carmen Gallastegi y el sociólogo, Xabier Aierdi, todos ellos moderados por el periodista de Radio Popular, Koldo Campo.

Este coloquio se suma a la Sesión General relativa al acento diocesano de este curso del IV Plan Diocesano de Evangelización (PDE) en Bilbao, dirigido a acentuar la dimensión misionera de la comunidad cristiana, que se pretende subrayar con tres verbos: “acoger, salir, proponer”, y que se celebra este año en un formato especial.

Un aperitivo

Tomando como base las dos siguientes citas, dos de los ponentes: Manuel Tello y Gustavo Sarmiento, ofrecen su visión sobre Ciencia y Fe: Las citas son del físico alemán Max Planck creyente, fundador de la teoría cuántica y premio Nobel de física en 1918, QUE formuló el siguiente pensamiento: “Dios está para el creyente en el principio de sus discursos, para el físico en el término de los mismos”. La otra cita es del físico, cosmólogo y divulgador científico británico, y reconocido no creyente, Stephen Hawking, quien manifestó en su día que “La ciencia no deja mucho espacio ni para milagros ni para Dios”.

Manuel Tello destaca que al aislar una frase es siempre difícil mantener el significado real que le ha querido dar el autor. Por tanto los comentarios que siguen se refieren a las frases aisladas, no al pensamiento global de los autores. «Stephen Hawking –explica- mezcla dos conceptos que estando relacionados son diferentes categoremas en la discusión ciencia-religión. Por su carácter más fundamental solo se hace referencia al segundo: “la ciencia no deja mucho espacio para Dios”. “Es interesante puntualizar que, si se fija la atención en “mucho”, no es una negación total. En cualquier caso, la primera apariencia es que esta afirmación está planteada como oposición a un intento de síntesis entre la ciencia y la religión. Sin embargo, esta síntesis, que llevaría a un intento de explicación o análisis común, no está dentro del pensamiento del siglo XXI. Como consecuencia, la afirmación contiene un error conceptual al mezclar, sin matices, los espacios sobre los que operan la ciencia y la religión. Error, que no es probable que lo tenga S. Hawking y, por tanto, para el que es difícil encontrar motivación”.

Tello prosigue con la frase de M. Planck, que “hace una perfecta definición de los dos mundos sobre los que operan la ciencia y la religión. En el mundo de la religión, Dios está al principio, mientras que, en el de la ciencia, Dios está al final. El científico se encuentra con Él cuando, buscando dar respuestas a las preguntas que no son del ámbito de la ciencia, entra en el mundo de los valores, los fines y los significados”.

Por su parte, Gustavo Sarmiento expresa que “la ciencia y la religión comparten el objetivo común de explicar la realidad que nos rodea, incluida nuestra propia existencia. Los aspectos controvertidos del choque en las interpretaciones dadas, llegan a marcar un distanciamiento que obliga a un posicionamiento. Este no es ajeno a los hombres de ciencia. La posición de M. Planck –añade- es tanto la del científico creyente como podría ser la del agnóstico. Implícitamente nos mueve hacia dos marcos explicativos que son complementarios: por un lado, el de la ciencia –representada aquí por la física- y por otro, el de la religión. También, implícitamente, quizá hace referencia a un diferente ámbito de aplicación del discurso religioso y científico. En este sentido, plantea una limitación a la ciencia en su capacidad para explicar el mundo que nos rodea con toda completitud. Es necesaria la presencia de Dios para entender el sentido último de las cosas”.

Sarmiento destaca que, en cambio, S. Hawking, parece que realmente plantea un desplazamiento de la religión por la ciencia y sus métodos. “La ciencia y las teorías científicas han llegado a una madurez que permiten explicar –o al menos dar los mecanismos para ello- el mundo que nos rodea hasta el momento mismo de su creación. Parece que ha habido unA relegación del papel de Dios y la religión en la explicación de la realidad. De facto, se presenta un progresivo arrinconamiento del papel de Dios en la explicación del origen del Universo. La teoría de la gran explosión (Big Bang), aceptada actualmente como origen de todo, en tanto no es capaz de explicar lo acontecido anteriormente a la gran explosión, sólo dejaría hueco para al papel de un Dios Creador, anterior a la misma. Yendo más allá, Hawking parece afirmar que ni siquiera es ya necesario el papel de un Dios Creador para explicar el origen del Universo”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41087 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).