La Iglesia contribuye a crear una sociedad mejor

Mons. José Vilaplana      Mis queridos hermanos y hermanas:

La celebración del Día de la Iglesia Diocesana, en el contexto del Año de la Fe, adquiere este año, para nosotros, un especial significado. Por una parte, el objetivo pastoral de este curso es “vivir la diocesaneidad”; y, por otra, el lema, que ilumina toda nuestra actividad pastoral, es “Unidos, caminamos en la fe”. La síntesis de estos dos principios podría ser: trabajemos para que nuestra diócesis sea realmente una comunidad de fe, una Iglesia viva.

Construir la Iglesia diocesana es un compromiso nunca cumplido plenamente. Por eso, cada año dedicamos este día para que nos concienciemos de nuestra responsabilidad pastoral en la diócesis.

Quisiera presentar a todos los fieles cuáles son las prioridades pastorales que han de ser objeto este año de especial atención y dedicación.

1ª Reavivar nuestra fe. Este año debemos hacer un esfuerzo por conocer y profundizar en los contenidos del Credo. Los cristianos hemos de saber decir en qué creemos, o mejor, en Quién creemos. Se  trata de profesar la fe con los labios y con el corazón.

2ª Actualizar y promocionar nuevos evangelizadores. La hermosa tarea de evangelizar requiere que los que trabajan en las tareas pastorales se renueven, se actualicen, se animen. Que realicen de manera nueva sus servicios pastorales. Además, debemos esforzarnos por encontrar nuevas personas que se comprometan en la misión evangelizadora de nuestras parroquias.

3ª Intensificar el testimonio de la caridad. La fe madura por el amor. Nuestra Iglesia diocesana está haciendo un gran esfuerzo en la ayuda a los más pobres, pero hemos de continuar e insistir, renovando nuestras Cáritas parroquiales. “El amor de Cristo nos urge”.

Queridos hermanos, nuestra Iglesia diocesana necesita de todos vosotros y de vuestra colaboración en las tareas pastorales.

A todos os bendigo fraternalmente.

 + José Vilaplana Blasco,
Obispo de Huelva

Mons. José Vilaplana Blasco
Acerca de Mons. José Vilaplana Blasco 34 Articles
Nació en Benimarfull, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia, el 5 de diciembre de 1944. Cursó estudios eclesiásticos en el seminario metropolitano de Valencia, recibiendo la ordenación sacerdotal el 25 de mayo de 1972. Durante el curso 1980-1981 realizó estudios de Teología Espiritual en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Tras su ordenación sacerdotal desarrolló su ministerio, de 1972 a 1974, como coadjutor en la parroquia Cristo Rey de Gandía (Valencia). Desde ese año y hasta 1980 fue Rector del Seminario menor de Játiva y Responsable del Instituto de BUP de la misma población. Fue Vicario Episcopal de la zona de Alcoy-Onteniente y párroco de Penáguilla, Benifallim y Alcolecha entre 1981 y 1984. En 1984 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante). El 20 de noviembre de 1984 fue nombrado obispo auxiliar de Valencia y recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. El 23 de agosto de 1991 fue trasladado a la sede episcopal de Santander. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión Episcopal del Clero. Con fecha 17 de julio de 2006, fue nombrado por S.S. el Papa, Benedicto XVI, Obispo de Huelva, sede de la que toma posesión el día 23 de septiembre de 2006.