La Iglesia contribuye a crear una sociedad mejor

Mons. Ángel Rubio     La Iglesia de Cristo está presente y viva en Segovia. Sigue escuchando la Palabra de Dios, celebrando los sacramentos, practicando la caridad. Organizada y visible en sus parroquias, arciprestazgos, comunidades religiosas claustrales y de vida activa, apostolado seglar, asociaciones de fieles y consejos pastorales, la curia diocesana, la catequesis, la liturgia, la economía, los pobres y olvidados, los misioneros. Detrás de toda esta realidad, tan visible y palpable, está la fuerza y acción del Espíritu, que llena de vida esta Iglesia.

La Iglesia no está encerrada en sí misma, sino abierta a todos, dialogando y sirviendo; desde el interés por la cultura hasta las acciones sociales de Cáritas; desde la presencia en la vida pública hasta los monasterios contemplativos de hombres y mujeres. Nuestra diócesis, como afirma el Concilio Vaticano II, «se siente íntima y realmente solidaria del género humano y de su sociedad» (GS 1) y deseamos no solo comunicar la vida divina al hombre, sino colaborar a elevar la dignidad de la persona y crear una sociedad más humana y humanizadora.

El anuncio de la Palabra y la celebración de los sacramentos se lleva a cabo, fundamentalmente, en las parroquias y unidades pastorales. En Segovia tenemos 299 para atender a las comunidades cristianas de los pueblos y la capital. En las parroquias, la Iglesia acompaña a todos, está cerca de los niños por medio de la catequesis y acompaña a los jóvenes y a los adultos en cualquier situación de su vida.

Segovia cuenta con 145 sacerdotes con tarea pastoral (dentro y fuera de la diócesis), y casi medio centenar de jubilados. Todos ellos al servicio del pueblo de Dios, anunciando la Buena Nueva del Evangelio, celebrando los sacramentos y alentando la vida de las comunidades cristianas. La catequesis a distintos niveles, tanto para recibir algún sacramento como para una acción permanente de educación en la fe, es una tarea muy importante en la pastoral de la Iglesia. El pasado año se celebraron en la Diócesis de Segovia 1112 bautismos, 869 primeras comuniones, 495 confirmaciones y 471 matrimonios.

Cáritas, en nombre de la comunidad cristiana, atiende a los excluidos de la sociedad. La ayuda que presta es fundamental ante situaciones de pobreza. La diócesis tiene siete centros sociales, y aunque en cada parroquia se vive de una manera u otra esta dimensión de la caridad, constituidas como tales, hay 32 Cáritas parroquiales y arciprestales. Se han atendido a más de 1.050 personas, y se han destinado a estos fines casi dos millones setecientos mil euros.

Para la actividad misionera, la diócesis ha destinado más de cien mil euros. Y para ayuda en el exterior, a través de Manos Unidas, cerca de doscientos cuarenta mil euros.

Con un solo gesto (marcar la X en la casilla de la Iglesia Católica en la Declaración de la Renta) y con las generosas donaciones y aportaciones de tantas personas se consigue poner en marcha una serie de acciones (sociales, asistenciales, educativas) que repercute en beneficio de todos.

En este contexto de la Jornada de la Iglesia Diocesana conviene recordar y aclarar que el ayuntamiento no es la parroquia ni la parroquia es el ayuntamiento; los bienes parroquiales no forman parte del patrimonio del municipio ni los bienes municipales forman parte del patrimonio de la parroquia. Los bienes eclesiásticos, ciertamente, pertenecen al ‘pueblo’, pero no a la comunidad civil cuyo representante es el ayuntamiento, sino al pueblo de Dios, a la comunidad cristiana históricamente organizada en la parroquia y diócesis.

En efecto, no hay que olvidar que la Iglesia ha tenido y tiene sus propios fondos económicos, sus propios ingresos, que no se confunden con los de la institución civil. Los cristianos han pagado durante siglos a sus parroquias una serie de cuantiosos impuestos (diezmos y primicias) para el sostenimiento del clero, el culto (edificios, ornamentos, etc.) y la asistencia a los necesitados. Cualquiera que se asome a los archivos parroquiales, especialmente a los libros de cuentas parroquiales (libros de fábrica y de tazmías), podrá comprobar que la parroquia ha sido una de las instituciones más vigorosas y fructíferas de la historia de Occidente y que la economía parroquial era infinitamente más capaz que la concejil o municipal (cuando ésta existía).                                                    

 + Ángel Rubio Castro

 Obispo de Segovia

 

Mons. Ángel Rubio Castro
Acerca de Mons. Ángel Rubio Castro 137 Articles
Nace en Guadalupe (Cáceres), Archidiócesis de Toledo, el 18 de abril de 1939. Entró en el Seminario Menor diocesano de Talavera de la Reina (Toledo) desde donde pasó al Seminario Mayor “San Ildefonso” para realizar los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en Toledo el 26 de julio de 1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología en Madrid, por la Universidad Pontificia de Comillas y en Salamanca la Diplomatura en Catequética por el Instituto Superior de Pastoral. Es Doctor en Catequética por la Universidad Pontificia de Salamanca. CARGOS PASTORALES Tanto su ministerio sacerdotal como el episcopal han estado vinculados a la diócesis de Toledo. Como sacerdote desempeñó los siguientes cargos: de 1964 a 1973, coadjutor de la parroquia de Santiago el Mayor; 1971, Secretario de la Visita Pastoral; 1972, director del Secretariado Diocesano de Catequesis; en 1973 es nombrado capellán y profesor de la Universidad Laboral de Toledo, Beneficiado de la Santa Iglesia Catedral primada, cargo que desempeñó hasta el 2000, y profesor de Catequética en el Seminario Mayor, donde fue docente hasta su nombramiento episcopal. Además, de 1977 a 1997 fue Vicario Episcopal de Enseñanza y Catequesis; de 1982 a 1991 profesor de Religión en el Colegio diocesano “Ntra. Sra. de los Infantes”; en 1983, capellán de las Religiosas Dominicas de Jesús y María; de 1997 a 2000 es designado subdelegado diocesano de Misiones y en el año 2000 delegado diocesano de Eventos y Peregrinaciones, Profesor de Pedagogía General y Religiosa en el Instituto Teológico de Toledo, Delegado Episcopal para la Vida Consagrada y Canónico de la Catedral, cargos que desempeñó hasta 2004. El 21 de octubre de 2004 se hacía público su nombramiento como Obispo titular de Vergi y Auxiliar de la Archidiócesis de Toledo. El 12 de diciembre del mismo año recibió la consagración episcopal. El 3 de noviembre de 2007 se hacía público el nombramiento como Obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 9 de diciembre de ese mismo año. El Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Segovia el 12 de noviembre de 2014, aunque continuó como administrador apostólico hasta el 20 de diciembre, día de la toma de posesión de su sucesor. Es Consiliario Nacional para Cursillos de Cristiandad. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Anteriormente, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Enseñanza (desde 2005) y de Apostolado Seglar (desde 2011). También ha sido miembro, de 2005 al 2011, de Vida Consagrada.