18 de noviembre: Día de la Iglesia Diocesana

Mons. Ramón del Hoyo    Muy queridos fieles diocesanos: 

El Papa Juan Pablo II precisaba que la Iglesia debe ser no sólo “casa” sino también “escuela” de comunión. 

La Iglesia vive esta comunión desde sus comienzos, movida por el impulso transformador del Espíritu Santo recibido en Pentecostés. Los Hechos de los Apóstoles narran que aquellos primeros cristianos “tenían un solo corazón y una sola alma”. Es decir, vivían conforme a lo que Jesús les había enseñado: «En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros» (Jn 13,35). 

Al describir esta experiencia de la primitiva comunidad cristiana, los Hechos de los Apóstoles mencionan no sólo la oración, la Eucaristía, la escucha de la Palabra de Dios, sino también el aporte económico de los fieles para el sostenimiento la comunidad eclesial (Cf. Hch. 4, 35). Lo que pone de manifiesto que, si bien la comunión de una comunidad cristiana no se reduce solamente a la participación en el aporte económico para la obra evangelizadora, tampoco la participación puede ser plena sin dicho aporte. 

Ya hace algunos años que venimos convocando a esta participación en la obra evangelizadora de la Iglesia. Es indudable que se van cosechando frutos: pero es necesaria una respuesta aún más amplia y profunda, aportando cada uno su propia ayuda «a las necesidades materiales de la Iglesia» (Cat. 2043). 

Por último decirles, que para nosotros, la transparencia es, además de un gesto de buena administración, una obligación. Hemos de ser transparentes con los que nos ayudan y con todos. Por eso hacemos la rendición de cuentas y publicamos nuestros balances anualmente.

Agradezco la atención que prestarán a esta jornada de la Iglesia Diocesna. La comunión es un don de Dios y lo debemos implorar, pero también reclama nuestra respuesta generosa. 

Os bendigo, en el Nombre del Señor, muy agradecido. 

+ Ramón del Hoyo López,

Obispo de Jaén

Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico. El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011. Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.