San Joaquín Royo, testigo de la fe.

Mons. Carlos Escribano       La fiesta de San Joaquín Royo, que celebramos el 29 de Octubre, nos ha ayudado este año a comenzar con alegría y gratitud el recién estrenado Año de la Fe convocado por el Papa Benedicto XVI. Celebramos, con motivo de esta fiesta, dos sencillos actos: la presentación, en su pueblo natal, de un completo y recomendable libro sobre S. Joaquín Royo, escrito por su paisano y sacerdote diocesano D. José de Pedro, al que acompaña una preciosa edición pensada para los niños, y la misa organizada por la Delegación de Misiones el día de su fiesta en la Iglesia del Seminario en Teruel.

Este mártir dominico, nacido en Hinojosa de Jarque y muerto en China en 1784, se nos presenta como un gran testigo de la fe. Todo el pueblo santo de Dios se siente llamado este año a revisar esta virtud teologal y recibe el estimulo de tantos testigos que a lo largo de la historia han sabido convertir su fe en vida verdadera. En su carta de convocatoria del Año de la Fe, el Papa hace especial mención de Santa María, de los Apóstoles, de los primeros discípulos y de los mártires como auténticos testigos de la fe. De estos últimos dice: “Por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio, que los había trasformado y hecho capaces de llegar hasta el mayor don del amor con el perdón de sus perseguidores”. (Porta Fidei nº 13).

San Joaquín fue uno de aquellos hombres llenos de fe, que la Historia de la Iglesia nos entrega. Enamorado de Jesucristo, que dejándolo todo se embarcó en una aventura digna de titanes, con el único fin de llevar el amor de Cristo a los confines del mundo. Anunció siempre el evangelio en medio de grandes dificultades y persecuciones que en él nunca sofocaron un ejemplar celo apostólico. Su saber vencerse ante las contrariedades, se presenta ante nosotros como un magnífico testimonio en estos tiempos recios en los que debemos trasmitir el mensaje del amor de Dios.

El amor de Dios que predicaba queda refrendado, como testimonio de vida, en el perdón a sus perseguidores por parte de este gigante de le fe. Así lo relata su carcelero: “Tras dos años penosos de cárcel en Focheu fue martirizado tal como nos testimonia el responsable de su calabozo, Lin-Pag, que posteriormente a este martirio se convirtió al cristianismo: «… El Padre Royo nos recibió con alegría. Le dimos primero el vino que es costumbre dar a los ajusticiados. En seguida, arrojando sobre su cara un saco lleno de cal, uno de nosotros se puso sobre él, y apretando con los pies, le acabamos de sofocar. Mis compañeros y yo hicimos esto forzados por la orden de los mandarines: y con gran sentimiento, porque lo teníamos por un hombre muy bueno e inocente. Siempre nos predicaba la religión cristiana; y todo el tiempo que estuvo en la cárcel le vimos con el rostro alegre y orando a su Dios sin intermisión. La misma noche que entramos para matarle, con gran contento y sin señal alguna de temor, nos recibió, diciendo: «Muy bien. ¡Qué felicidad la mía! Seguid la religión cristiana, que a mí me lleva al cielo…» Después levantó los ojos a su Dios, y estando de ese modo orando y sin oponer la menor resistencia, le sofocamos de la manera que queda dicha. ¡Oh, este hombre en verdad que era santo!” Tapándole, pues, los conductos respiratorios con papel empapado en aguardiente y colocándole sobre su cara un saco de cal, muere san Joaquín Royo a sus 56 años el 28 de octubre de 1748, junto con otros cuatro dominicos” (J.P. Ferrer, en Enciclopedia Aragonesa).

Os animo a conocer más de cerca la vida de este testigo de la fe. Seguro que de su mano y por su intercesión, podemos renovar con más intensidad el don de nuestra fe. ¡San Joaquín Royo, ruega por nosotros!

 + Carlos Escribano Subías,
   Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 176 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.