Contribuyamos a crear una sociedad mejor

Mons. Joan Piris      El 18 de noviembre, domingo próximo, celebramos el Día de la Iglesia Diocesana (DIADA DE GERMANOR en Cataluña) y tenemos ocasión de revivir lo que significa “ser y hacer» Iglesia, sentirse Iglesia, ser miembros del mismo Cuerpo, asumir personalmente la fe de la Iglesia, la “comunión” con la Iglesia…

A pesar de las muchas debilidades y pecados que nos acompañan, es evidente que las personas y las instituciones de Iglesia, con palabras y obras, contribuyen de muchas maneras a crear una sociedad mejor: la fe en el Dios de Jesús es siempre fuente y garantía de la realización del ser humano y de la humanización de la sociedad.

En este sentido, uno de los aspectos del testimonio cristiano –siempre urgente y significativo para contribuir a humanizar la sociedad, luchando realmente contra todo lo que destruye o aliena– es precisamente la solidaridad efectiva con los más frágiles. Eso será para el mundo señal de la «Buena Nueva» que anunciamos como un hecho (Gaudium et Spes, 26b).

Compartir no es únicamente un ideal de espiritualidad. Tiene que llegar a ser una experiencia ordinaria en la vida de cada bautizado y un imperativo para cada comunidad, una realidad estructural, una señal inequívoca de su identidad. La Iglesia ha de ser, prioritariamente, la comunidad de los que comparten aquello que poseen. El mismo signo fundamental de la comunidad, la Eucaristía (Jo 6,26-27), comporta poner en común los propios bienes, como lo entendió y practicó la comunidad de Jesús en Jerusalén desde el principio (Hech 2,42-47).

El Día de la Iglesia Diocesana es una buena oportunidad para reafirmar nuestro sentido de pertenencia a la Iglesia de Lleida. Cada bautizado según su vocación ha de sentir este gozo y esta responsabilidad y contribuir a dinamizar su entorno, comenzando por su propia comunidad parroquial.

Podríamos hacernos algunas preguntas: ¿Soy un miembro vivo de mi comunidad o un peso muerto? ¿En qué se nota? ¿Soy sólo un ‘consumidor’ de sacramentos y actos de culto (asidua u ocasionalmente), o alguien que se interesa dedicando tiempo y energías porque considero la vida de mi Parroquia como cosa propia? ¿Me preocupo de su vida con hechos? ¿Cuáles? Con seguridad todos ganaremos si nos servimos unos a otros y logramos poner en común más de lo nuestro para que nadie pase necesidad.

Rezo con la Iglesia de Lleida de la que formo parte y dirijo mi llamada a todos sus miembros, mientras agradezco al Buen Dios tantos y tantos ejemplos de bondad como encuentro en ella.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.