Cáritas Cataluña y Cáritas Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas     Algunos hechos me animan a escribir durante algunos domingos  nuevamente sobre Caritas y su misión. 

El primero de estos hechos es el que se refiere a la concesión y acto de entrega de la medalla de honor del Parlament en su categoría de oro a Caritas Cataluña. En la misma velada, recibió igual distinción Omnium Cultural en reconocimiento a su labor en favor de la lengua y cultura catalanas. 

He dejado transcurrir unas semanas, porque los acontecimientos importantes deben ser recordados y valorados de cuando en cuando. En aquellos días, y posteriores, a causa de lo vivido durante la Diada, no se dió a la distinción la importancia merecida. El 10 de septiembre, víspera de la Diada nacional, fuimos recibidos cordialmente y con gratitud por la presidenta del Parlament, la mesa y  parlamentarios. Estábamos presentes algunos de los obispos de las diócesis de Cataluña, los presidentes de las ocho Caritas diocesanas acompañados por miembros de sus equipos, colaboradores… 

Encabezaban el acto Núria de Gispert, presidenta del Parlament, y Artur Mas, presidente de la Generalitat. De Gispert dijo en relación a Caritas Cataluña que es “un referente en la lucha cotidiana contra la pobreza”, una lucha que “ennoblece nuestra sociedad” y que “enseña como conjugar desde un sentimiento fraterno el verbo ayudar”. 

El presidente de la Generalitat, que cerró el acto, recordó que con el premio “se dice que el proyecto nacional y el proyecto social son una misma cosa”. En este sentido, afirmó que el Parlament ha acertado de nuevo con la concesión de estas medallas, y calificó de “tarea clave”, tanto el trabajo de Caritas  como el de Omnium. “No realizáis un trabajo de suplencia o de complementariedad, sino que formáis parte de la identidad catalana, que pasa por la manera de organizarse y de hacer las cosas”, dijo. 

Antes de la entrega de la medalla, Eugeni Gay glosó la trayectoria de la entidad, y destacó el papel histórico junto a los más desfavorecidos y en la lucha por situar las personas en el centro del interés político y social. En resumen: tal como Jesús actuaba y nos urgió de muchas maneras a actuar –especialmente con la parábola del buen samaritano-, así se esfuerza Caritas por actuar. 

Tras la entrega de la distinción agradecieron la concesión el cardenal de Barcelona y la presidenta de Caritas Cataluña. El cardenal de Barcelona afirmó que el galardón es el “reconocimiento al trabajo” de la entidad y de todas las Caritas diocesanas, que son “sinónimo de cercanía y acogida a las personas necesitadas para que la ayuda sea innecesaria más adelante”. También recordó que Caritas “atiende a los más necesitados a pie de calle”. Y, finalmente, señaló que la crisis es fruto “de una política económica de mercado alejada de los principios éticos”. 

La presidenta de Caritas Cataluña, Carme Borbonès, pidió “buscar un nuevo paradigma económico” para que “la persona sea el centro  y no lo sigan siendo los mercados”, asegurando que la medalla impulsa a la entidad a seguir trabajando por “una Cataluña más cohesionada y más solidaria, donde todas las personas hallen siempre una mano amiga”. También pidió a las administraciones y a los ciudadanos “de buena voluntad” que trabajen para “tratar de hallar nuevas respuestas  a la grave situación económica, laboral y social”. 

Debemos dar gracias a Dios porque todo es un don suyo, como canta María en el Magníficat. 

Debemos dar gracias a todos los han trabajado y trabajan en las Caritas diocesanas y en su coordinación en Caritas Cataluña. 

Para nosotros, la concesión de la distinción no es únicamente un reconocimiento, sino también una responsabilidad y un estímulo para continuar con la misión de Caritas, asumiendo los nuevos retos que hoy reclaman nuestra solicitud.

 +Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 450 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.