“Nunca agradeceremos lo suficiente a los salesianos lo mucho que han hecho por el bien de la juventud”, afirma el Arzobispo de Zaragoza

 

Crónica de la llegada de la reliquia de Don Bosco al Pilar

La reliquia de Don Bosco llegó a la Plaza del Pilar de Zaragoza bajo un cielo lluvioso a las 17:30 horas el 30 de octubre de 2012 donde fue recibida por niños del Club Deportivo Boscos y sus entrenadores, salesianos de las comunidades de La Almunia y Zaragoza, padres, profesores y ciudadanos que querían recibir al santo en la catedral.

El coordinador general de pastoral de la presencia salesiana, José Joaquín Coma, dio la bienvenida a la reliquia y tras el canto de una jota, el director del Colegio Salesiano, Eduardo Marco y un representante del ayuntamiento tuvieron unas palabras de acogida para el santo. A continuación los sacerdotes y el arzobispo acompañaron a la reliquia desde la puerta de entrada de la catedral hasta el altar, mientras un coro de niños de Trobada d’Amics dirigidos por Rubén Langarita profesor del Colegio Salesiano de Zaragoza animaron la celebración.

La eucaristía estuvo presidida por el Arzobispo de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, quien en su homilía se refirió a San Juan Bosco como fundador de la orden de los salesianos que tanto bien han hecho a los jóvenes, a la Iglesia y al mundo. “Damos gracias a Dios por el gran don que es San Juan Bosco para la Iglesia” afirmó.

“Ahora nos encontramos con dificultades parecidas a las que Don Bosco tuvo en su tiempo, no tienen que ver con el desarrollo industrial pero hoy estamos viendo grandes masas de jóvenes que vagan desorientados, como ovejas sin pastor y que necesitan que el espíritu de San Juan Bosco prospere en la sociedad” dijo.

“Nunca agradeceremos lo suficiente a los salesianos lo mucho que han hecho por el bien de la juventud” concluyó.

Para concluir la celebración, la reliquia de Don Bosco fue presentada a la Virgen del Pilar que lucía el manto de la congregación salesiana para la ocasión. Mientras los presentes cantaron el himno de la Virgen del Pilar, el inspector de los salesianos tuvo la ocasión y el privilegio de besar el manto.

A las 20:00 horas la reliquia llegó a Salesianos Zaragoza donde fue acogida en la Parroquia Salesiana de Montserrat por miembros de la Familia Salesiana, jóvenes, educadores, feligreses y amigos de la obra salesiana.

El salesiano Emilio Pérez presidió una breve celebración de la Palabra en la que señaló que “Don Bosco puso en práctica el mandato del Señor fue sal que sazona, Don Bosco fue luz luminosa y radiante, fue fortaleciéndose en la luz de Jesús”.

Seguidamente comenzó el turno de acompañamiento a Don Bosco en que diversos grupos de jóvenes, profesores, padres, entre otros velaron al santo a lo largo de toda la noche.

La mañana del 30 de octubre comenzó en la presencia salesiana de La Almunia con la renovación de los votos de la comunidad en una celebración ante la reliquia de San Juan Bosco. Seguidamente los feligreses del barrio han participado junto a los salesianos en una eucaristía en la capilla. A partir de este momento, los jóvenes alumnos de La Almunia han tomado el protagonismo de todas las actividades del día.

A las 10:00 horas, alumnos con pancartas guiaron y acompañaron a la reliquia desde la capilla hasta el pabellón deportivo, atravesando el patio repleto de alumnos de todos los cursos, desde primero de Secundaria hasta Ciclos Formativos y Bachillerato. En el pabellón alumnos y profesores participaron en una eucaristía concelebrada por el inspector Juan Bosco Sancho, por párrocos de los pueblos de alrededor y por salesianos de la comunidad. Fue presidida por el director de la presencia, Jesús Oteo quien en su homilía señaló que “como decía Don Bosco nuestra congregación salesiana tiene unas raíces cristianas profundas,al igual que el árbol del bicentenario”. Para concluir, los alumnos despidieron al santo soltando cinco palomas, dedicándole el canto de ‘Aleluya’, quien puso rumbo a Zaragoza.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42435 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).