¡Reaviva el don de la Fe!

Mons. Carlos Escribano     El sábado, 27 de Octubre, se celebra este año el encuentro regional de catequistas. En él se dan cita catequistas de las diócesis pertenecientes a la Provincia Eclesiástica de Zaragoza (Zaragoza, Barbastro-Monzón, Huesca, Tarazona, Teruel y Albarracín) a las que se une la diócesis de Jaca. En 1998, con motivo de la celebración en Zaragoza de un Año Mariano, las Delegaciones de Catequesis convocaron a los catequistas de Aragón a peregrinar juntos a la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. La magnífica respuesta que tuvo aquella iniciativa dio lugar a que la convocatoria se repitiese en años sucesivos en distintos lugares de la geografía aragonesa. Se alcanza este año la decimoquinta edición, y el encuentro se desarrolla en la villa de Alcorisa y en el Monasterio Mercedario de Santa María del Olivar de Estercuel.

El lema elegido para este año está en consonancia con el Año de la Fe que estamos celebrando: ¡Reaviva el don de la Fe!. La dinámica que se sigue en el Encuentro es semejante a la de ediciones anteriores: se pretende rezar juntos, convivir fraternalmente, visitar los lugares de interés de la zona que acoge el encuentro y, a su vez, presentar y conocer los materiales de referencia para la formación de los catequistas en el curso que está comenzando.

El material de formación que se ofrece para este curso viene a complementar el que las Delegaciones y Secretariados de catequesis de las diócesis aragonesas ofrecieron en los cursos 2009-2010 y 2010-2011. En ellos se abordó con especial intensidad los contenidos del Credo. El material de este curso nos invita a reflexionar sobre el acto de fe, sobre lo que significa el hecho mismo de creer. El contenido en los tres cuadernos se convierte en un material muy útil para la formación de los catequistas y de otros miembros de nuestras comunidades y que está en relación con lo que el Papa Benedicto XVI nos pide en el Año de la Fe: “Redescubrir los contenidos de la fe profesada, celebrada, vivida y rezada, y reflexionar sobre el mismo acto con el que se cree, es un compromiso que todo creyente debe de hacer propio, sobre todo en este Año”. (Porta Fidei nº 9).

Con ocasión de la celebración de este encuentro, del que somos anfitriones, quiero agradecer la labor que todos y cada uno de los catequistas realizan en nuestra diócesis. La tarea que ellos desarrollan en estos momentos es determinante para la nueva evangelización aunque, en ocasiones, no sea fácil de desarrollar. El gran problema que se deriva hoy en día de los procesos catequéticos de iniciación cristiana es que quienes los culminan no crean de una manera auténtica y personal en Cristo como Salvador, no sean de verdad “sujetos cristianos”. En este año dedicado al primer anuncio, en nuestro Plan Diocesano de Pastoral recién estrenado, debemos de ser conscientes de que una verdadera pastoral de la fe tiene que tener en cuenta que comenzar a creer es decidirse a “vivir con Jesús”, a “estar con Jesús” a “obedecer y seguir a Jesús.”

Muchas gracias queridos catequistas por vuestros muchos esfuerzos y desvelos. Gracias, en especial, a los que habéis organizado el evento de este año. ¡Que de vuestra mano muchos niños, jóvenes y familias de nuestra diócesis puedan reavivar el don de la fe!

  + Carlos Escribano Subías,
   Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 185 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.