“También vosotros daréis testimonio”

Mons. Javier Salinas    Se celebra en Valencia los primeros días de octubre un Congreso de todas las Diócesis de España, en torno a un tema de gran alcance: el trabajo pastoral con jóvenes. El lema de la convocatoria es explícito: “También vosotros daréis testimonio” (Jn 15,27). Van a ser unos días de trabajo intenso que lleve a los jóvenes a ponerse en camino para hacer presente la novedad del Evangelio entre los jóvenes mismos, y, desde ahí, a toda la sociedad. Los jóvenes son esperanza, a pesar de las dificultades de nuestro tiempo presente.

Este Congreso tiene como objetivo principal descubrir nuevos caminos para evangelizar a los jóvenes, y que ellos sean testimonios del Evangelio. Reconocemos los múltiples valores humanos y religiosos de los jóvenes, pero constatamos también su alejamiento dela Iglesia. Eneste aspecto se da un cierto conformismo en la comunidad cristiana. Se dice: “son buena gente, generosos, abiertos, solidarios, pero no vienen ala Iglesia”. Como si esto último fuera algo irremediable y no tan importante. Quizá este conformismo sea un signo de cansancio. Pero es nuestra responsabilidad como cristianos ofrecer a los jóvenes la buena noticia de Jesús, pues es el sentido a la vida que ellos no cesan de buscar.

Hay que encontrar en cada parroquia el espacio idóneo en el que los jóvenes se sepan acogidos, atendidos y acompañados, de manera que no se sientan extraños sino parte activa de sus propias comunidades. En esta hora la cuestión no es qué hacer para ganarse a los jóvenes, para conquistarlos o atraerlos ala Iglesia, como se decía en otro tiempo. Hay que caminar con ellos, según su edad y su cultura. Y, juntos, encontrar el camino que da sentido a esa búsqueda de un amor fuerte. Para ello es insustituible el testimonio personal de cada uno en la comunidad cristiana, especialmente de quienes les acompañan. Un testimonio que ha de mostrar a Jesucristo como buena noticia, como luz que ilumina nuestra oscuridad, como esperanza viva.

En esta crisis de fe que vivimos, los cristianos vamos descubriendo que no seremos un testimonio creíble del Evangelio si no empezamos a vivirlo intensamente; si el esfuerzo evangelizador entre los jóvenes no tiene una dimensión también educativa, de manera que promueva su crecimiento en libertad y verdad; si todo nuestro quehacer no tiene como punto de partida una oración intensa, que reconoce que nada podemos si el Espíritu del Señor no impulsa nuestras vidas, y que es Él quien dará crecimiento y fortaleza a la siembra que supone todo trabajo con quienes están creciendo en la vida, y también en la vida cristiana.

 

† Javier Salinas Viñals

Obispo de Tortosa

Mons. Javier Salinas Viñals
Acerca de Mons. Javier Salinas Viñals 48 Articles
Nace en Valencia el 23 de enero de 1948. Cursó estudios eclesiásticos en el Seminario valenciano, recibiendo la ordenación sacerdotal el 23 de junio de 1974. Es Doctor en Catequesis por la Pontificia Universidad Salesiana de Roma (1979-1982). CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo inició en la Parroquia de San Jaime de Moncada, de donde fue coadjutor entre 1974 y 1976. Este último año fue nombrado superior del Seminario Menor de Valencia, cargo que desempeñó hasta 1977, cuando fue nombrado consiliario diocesano del Movimiento Junior. Tras su estancia en Roma, volvió a Valencia como delegado episcopal de Catequesis, de 1982 a 1992; capellán y director espiritual en el Colegio Seminario Corpus Christi de Valencia, de 1987 a 1992; y Vicario Episcopal, de 1990 a 1992. Este último año fue nombrado obispo de Ibiza, sede de la que estuvo al frente hasta 1997, cuando fue promovido a la diócesis de Tortosa. El 16 de noviembre de 2012 fue nombrado obispo de Mallorca. El 8 de septiembre de 2016 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE preside la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar desde el año 2014, tras ser reelegido para un segundo trienio el 15 de marzo de 2017. Desde el año 1999 hasta 2014 presidió la Subcomisión Episcopal de Catequesis. El 23 de octubre de 2012 la Santa Sede le nombró miembro del Consejo Internacional para la Catequesis (COINCAT), organismo consultivo vinculado a la Congregación para el Clero.