Monseñor Ángel Rubio, Obispo de Segovia: "Muchos de nuestros cristianos viven una apostasía silenciosa"

La catedral de Segovia acogió el domingo 14 de octubre la celebración eucarística con la que se deba inicio en esta diócesis de Segovia el Año de la fe que el papa Benedicto ha convocado para toda la Iglesia universal y que solemnemente se abrió el jueves día 11 de octubre. En esta fecha se conmemoraban los cincuenta años del inicio del Concilio Vaticano II y los veinte años desde que se publicara el Catecismo de la Iglesia Católica.

La Eucaristía, que estuvo presidida por el Obispo diocesano, monseñor Ángel Rubio, y en la que concelebraron más de medio centenar de sacerdotes, congregó además a un gran numero de fieles procedentes de toda la diócesis. Entre ellos un grupo de adolescentes que han recibido el sacramento de la confirmación en este año.

Al iniciar la celebración se entronizó el evangelio que permanecerá como signo durante todo el tiempo que dure del Año de la fe que el obispo calificó como “año de gracias para renovar y fortalecer la fe en Jesucristo, el Hijo de Dios”. En su homilía el Prelado subrayo que en “los ambientes de vieja cristiandad la fe no puede darse por supuesta”. Es más hoy “hay una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas”. Más aun “existe un analfabetismo religioso” que se difunde en medio de nuestra sociedad, “los elementos fundamentales de nuestra fe que antes sabía cualquier niño cada vez son menos conocidos”. Todo ello, afirmaba el Obispo, “lleva a vivir a muchos de nuestros cristianos a una apostasía silenciosa hasta el punto de vivir mucha gente como si Cristo no existiera”.

En la vida parroquial, subrayó el Obispo, es central por una parte, el misterio de la Eucaristía celebrada, anunciada, adorada, vivida, alimento y comunión; y junto a la Eucaristía el anuncio de la palabra de Dios por eso es tan importante la catequesis con niños, adolescentes y adultos”. Además, es fundamental en el seno de la comunidad cristina “vivir y predicar el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, poner el evangelio en medio de todos los ambiente y hacer que todas las cosas se transformen por la fuerza interior de la buena noticia”.

Un año de la fe para hacer frente a “la crisis de Dios, la ausencia de Dios, camuflada por una religiosidad vacía y estéril”. Por ello, instó el Obispo a “reafirmar la centralidad de Dios, del Dios que tiene el rostro de Jesucristo”. Para ello, contamos con los procesos de iniciación cristiana, con la clase de religión, con la Escuela de teología, y otras muchas iniciativas diocesanas, para ser capaces de presentar la racionalidad de la fe.

El Obispo, en el contexto de la nueva evangelización, alentó a todos los allí presentes a vivir la alegría de la fe y la belleza de ser cristiano: “No hay mayor felicidad que poder descubrir la persona, la vida, los misterios de nuestro señor Jesucristo y de la Iglesia que él ha fundado”.

Finalmente, el Obispo recordó que se establecerán en la diócesis unos lugares donde conseguir las indulgencias que el Papa concede con motivo del Año de la fe. En la Catedral, en algunas iglesias, en santuarios marianos y en la ermita de san Frutos se podrán ganar estas gracias.

Tras la homilía de monseñor Rubio, tuvo lugar un signo para remarcar el inicio del Año de la fe. Una procesión con el cirio pascual y doce candelabros simbolizaban a Cristo, luz del mundo y los apóstoles, discípulos y todos los creyentes, que están llamados a ser luz y sal en el mundo. Una invitación a ser testigos de la fe que fue profesada solemnemente por todos los asistentes mediante la recitación del credo Niceno-constantinopolitano.

La celebración concluyó con dos bellos testimonios. El primero de ellos corrió a cargo de una catequista que expresó la alegría de poder participar en la vida de la parroquia ejerciendo ese ministerio y cómo la transmisión de la fe alienta su condición de creyente. Después, una joven contó su camino de acercamiento a Cristo y su Iglesia y como ese proceso vivido en Segovia a donde ella vino para estudiar le ha llevado a recibir el bautismo y el resto de sacramentos de la iniciación cristiana e implicarse de lleno en la vida parroquial y diocesana.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40982 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).