Un vecino excepcional y siempre disponible

Mons. Joan Piris    Es una reflexión que me he hecho muchas veces y que quiero volver a comunicar porque lo considero una fortuna para cualquiera que quiera darse cuenta.

La verdad es que vive desde hace muchos años entre nosotros y somos muchos los que lo tratamos habitualmente y nunca nos ha defraudado. Además, encontrarlo es muy fácil porque está siempre totalmente disponible: acoge, escucha y lo aclara muy bien todo si procuras vivir abierto a sus planteamientos.

A veces incluso te ayuda a hacerte preguntas y te cuestiona. Eso sí, siempre con mucho respeto y delicadeza, con una sensibilidad exquisita, nunca forzando la libertad de nadie. Sin embargo, en las cuestiones fundamentales de la vida, tampoco hace nunca rebajas, más bien yo diría que es exigente.

Es particularmente punzante cuando se trata de hablar de personas, sobre todo si son frágiles, pequeñas, pobres, marginadas o en riesgo de exclusión. Y hoy día que tanto se multiplican estas situaciones, si lo comentas o compartes con él ya no puedes vivir de la misma manera. Él empuja a pasar a la acción haciendo algo para ayudar a vivir y también a promover a otros a tu alrededor.

En otros tiempos empleaba mucho un género literario llamado «parábolas» para hacerse entender pero ahora, no sé cómo lo hace, que sabe llegar al corazón si te acercas a él sin careta o sin ninguna toma de postura previa. Te hace tocar fondo y no tienes más remedio que hacerle caso. Además, con él no puedes aparentar, porque «conoce» el interior de cada uno.

¿Por qué no probáis a pasar un buen rato con él, sin prisas, sosegadamente y procurando hacer silencio por fuera y por dentro para poder «escucharlo»? Os invito a hacer esta experiencia varias veces. Podréis incluso hacerle preguntas y pedir que os haga experimentar su amistad: he dicho que es exigente, pero es también extremadamente amoroso, exageradamente, hasta «dar su vida» por los demás. Ha habido gente que, en otro tiempo, le llamaron «loco». ¡Bendita locura!

Su nombre es Jesús, Cristo (el ungido de Dios Padre), quien -hace más de 2.000 años-«murió y resucitó por nosotros» y ahora, glorioso, acompaña nuestra caminar, el tuyo y el mío, el de todos, en los caminos de la vida hacia la VIDA.

No lo dudéis, id a visitarlo y a agradecerle que nos siga haciendo el honor de «estar a nuestra disposición» siempre. Lo encontraréis en el Sagrario de la iglesia más cercana a vuestra casa y, de manera más «manifiesta» en pleno centro de la ciudad, en el altar de la Iglesia parroquial de San Pedro que está abierta para la adoración diurna en los días de trabajo.

Yo cada día le hablo a Él de vuestros asuntos y os agradecería que también le encomendéis mi servicio.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola, Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.