El Obispo de Palencia, monseñor Escudero, explica que el Año de la Fe tiene una triple dimensión catequética, celebrativa y caritativa

Hoy, 11 de octubre de 2012, a las 10:00 de la mañana desde la basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano, Benedicto XVI ha declarado inaugurado el Año de la Fe. Una apertura que tendrá su continuación en la diócesis de Palencia, con la Eucaristía que monseñor Esteban Escudero presidirá en la catedral de Palencia.

Un acontecimiento eclesial de gran trascendencia que tiene como objetivo revitalizar la Iglesia Católica, y «reavivar nuestra comunión con el Señor, profundizar en el contenido de la fe cristiana, impulsándonos a dar testimonio de nuestra fe en la sociedad, moviéndonos a un mayor compromiso en el mundo», según el Obispo de Palencia en la presentación a los medios de comunicación del Año de la Fe, que tuvo lugar ayer día 10 de octubre.

Monseñor Escudero recordó que los tres grandes acontecimientos que está viviendo la Iglesia durante estos días. Así, el pasado domingo Benedicto XVI proclamó como Doctores de la Iglesia universal a San Juan de Ávila (Patrón del Clero español) y a Hildegarda de Bingen, proponiéndolos como ejemplo de santidad y faros para la Nueva Evangelización que hoy necesita la Iglesia. También se ha dado comienzo al Sínodo especial de Obispos sobre la Nueva Evangelización. Y por fin… el inicio del Año de la Fe, que celebraremos hasta el 24 de noviembre de 2013, festividad de Cristo Rey.

El Obispo recordó que ya Pablo VI, en 1967, declaró un Año de la Fe, un año de profundización en la fe católica «en vísperas del famoso Mayo del 68, dentro del ambiente cultural que se respiraba, con problemas sociales, religiosos y culturales». Ahora Benedicto XVI, en el momento de cambio cultural que vivimos, ha proclamado otro Año de la Fe. «Aunque las circunstancias culturales y sociales no son las mismas -señaló monseñor Escudero- hay semejanza en la motivación y en el contenido».

Monseñor Escudero explicó que el Año de la Fe tiene una triple dimensión: catequética, celebrativa y caritativa.

En cuanto a la dimensión catequética, anunció que «vamos a releer el Catecismo de la Iglesia Católica, del que se cumplen 20 años de la publicación por Juan Pablo II. Y vamos a volver a acercarnos a los documentos del Concilio Vaticano II que celebra su quincuagésimo aniversario». Los textos contenidos en el Catecismo y en los documentos troncales del Concilio son fundamentales para la revitalización de la fe católica «sobre todo en los países de antigua raigambre católica que ahora se ven sacudidos por una ola importante de laicismo y relativismo moral».

Para llevar a cabo la dimensión celebrativa del Año de la Fe, en la parroquias, arciprestazgos, los distintos movimientos y comunidades religiosas y a nivel diocesano «vamos a reunirnos para celebrar nuestra fe -señaló el Obispo- para vivir la alegría de creer, y al mismo tiempo la esperanza que la fe nos da para construir un mundo mejor y esperar el reino futuro».

La tercera dimensión del Año de le Fe, la caritativa… busca cumplir con la «consecuencia moral de la fe cristiana establecida por el propio Jesucristo. El amor a Dios tiene que tener traducirse en el amor al prójimo. Un amor que debemos manifestar en las distintas necesidades de la gente de hoy: económicas, por la crisis que vivimos; de cariño, en un momento de profunda soledad que afecta especialmente a ancianos, enfermos y marginados; y espiritual, que debe traducirse en comprensión, escucha, mutua ayuda, para poder sobrellevar las fatigas inherentes a la vida».

Por su parte, Domingo Pérez, Director de la Oficina de Comunicación, hizo un repaso a las distintas iniciativas para celebrar el Año de la Fe que se han planteado en la diócesis.

– Cartas del Obispo diocesano, distribuidas en las parroquias: A lo largo de todo el Año de la Fe, monseñor Escudero dirigirá a los palentinos semanalmente una breve catequesis, sobre los “Fundamentos de la Fe”. A lo largo de 54 cartas, que llegarán a las parroquias cada domingo, irá desgranando los contenidos fundamentales recogidos en el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica.

Estas cartas no sustituyen a la homilía que el Párroco hace en la Eucaristía dominical. Y están pensadas para ser usadas en la reflexión personal o en reuniones de grupos.

– Cursos del Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas: El Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas, puesto en marcha el año pasado con un considerable éxito adquiere en el Año de la Fe una importancia relevante, como instrumento para ese “redescubrir los contenidos fundamentales de nuestra fe y revitalizarla y transmitirla”.

Se mantiene el curso de “Contenidos básicos de la Fe Cristiana” impartido por el Obispo de Palencia, que se desarrolla a lo largo de 24 sesiones… Continúa la marcha de la Escuela de Pastoral de la Salud. Y se incorporan dos Especialidades Pastorales: Liturgia y Doctrina Social de la Iglesia. Estas dos especialidades se desarrollarán durante el primer y segundo trimestre respectivamente y constarán de 8 sesiones cada uno.

– Encuentros formativos sobre “La vida y el mensaje de Jesús de Nazaret”. Se pretende realizar estos encuentros, que también constarán de 8 sesiones en todos los arciprestazgos de la diócesis. A fecha de hoy ya están confirmada su realización en las Parroquias del Arciprestazgo de la Capital. Los cursos se llevaran a cabo en las parroquias de San Antonio, San José, San Lázaro y María Inmaculada, buscando que todos los habitantes de la ciudad tenga un lugar moderadamente cercano donde participar.

– Peregrinaciones: Un capítulo especial merece el hecho de que el Año de la Fe bien puede ser un año peregrinante. Peregrinar para un cristiano no es solo “hacer turismo” o “ir de excursión”. Peregrinar implica salir del lugar donde vivimos, tanto físico como espiritual… y caminar despojándonos de la comodidad diaria, para enriquecernos espiritualmente en compañía de otros.

Están previstas, al menos, 6 peregrinaciones por Parroquias, Arciprestazgos y Movimientos a la Catedral. Este acercarnos a la “casa madre” de la nuestra Iglesia diocesana tendrá dos momentos muy especiales:

La celebración de la Eucaristía, presidida por nuestro Obispo, en la que se hará entrega a los peregrinos el Credo de nuestra fe… donde se recoge la síntesis de la fe que profesamos los católicos desde tiempos de los Apóstoles.

Y la renovación de las promesas bautismales en la Cripta de San Antolín. Este acto tiene un simbolismo muy especial. Renovamos las promesas que por la mayoría de nosotros hicieron nuestros padres y padrinos en el día de nuestra Bautismo… en el lugar donde reside el recuerdo más antiguo de la fe de nuestros antepasados. Un buen momento para entroncarnos en la corriente de todos los que han mantenido a lo largo de los siglos la fe en nuestro pueblo.

También hay previstas tres peregrinaciones diocesanas muy especiales: A Roma, visitando la tumba de San Pedro del 2 al 6 de abril de 2013. A Tierra Santa, para acercarnos a los lugares donde vivió Jesús del 22 al 28 de julio de 2013. Y a Lourdes, donde nos encontraremos con nuestra Madre la Virgen María, en compañía de los enfermos del 1 al 5 de agosto de 2013.

– Dimensión caritativa: A lo largo del Año de la Fe se quiere intensificar la dimensión caritativa de nuestra fe. Y más, teniendo en cuenta la situación de crisis en que vivimos y las graves necesidades que están pasando muchos de los que nos rodean.

Dimensión caritativa que debe plasmarse en un mayor compromiso no solo económico. También dar parte de nuestro tiempo y talento en beneficio de los otros es parte de la caridad.

Se propone que se realicen a lo largo del Año colectas especiales, en parroquias y comunidades cristianas, a favor de Cáritas Diocesana y con especial atención a la Fundación “El buen Samaritano. Ayuda al parado”.

También se propone que los párrocos sugieran que, con motivo de la celebración de los sacramentos, que van acompañados de gastos festivos (bautizos, bodas, primeras comuniones, etc.), la familia entregue a Cáritas el importe de lo que se va a gastar con un invitado.

Asimismo, se anima a las muchas Cofradías y Hermandades, repartidas por todas la Diócesis a que entreguen a Cáritas Diocesana, con motivo del Año de la Fe, la aportación de una colecta especial entre sus afiliados.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).