Benedicto XVI y el Rosario

Mons. Juan José Asenjo   Queridos hermanos y hermanas: La celebración de este domingo coincide con la fiesta de Ntra. Sra. del Rosario, tan popular en muchos lugares de nuestra Archidiócesis. Ello me da pie para escribir una vez más sobre el Rosario. 

No descubro ningún secreto si afirmo que esta devoción antaño tan arraigada en la vida de muchos cristianos y de nuestras familias, se ha ido desvaneciendo en las últimas décadas, tal vez por el hecho de ser una devoción que no tiene rango de oración oficial de la Iglesia. No faltan incluso quienes califican el rezo del Rosario como una devoción marginal, infantil e impropia de personas espiritualmente maduras.

Más de una vez me he referido al amor al Rosario que caracterizaba al Papa Juan Pablo II,  que con justicia es llamado el Papa del Rosario. En más de una ocasión confesó que era su «devoción predilecta». Menos conocida es la afinidad del Papa Benedicto XVI con esta práctica piadosa, que sin embargo ha alabado y recomendado en docenas de ocasiones. En la exhortación apostólica Verbum Domini recuerda “la relación inseparable entre la Palabra de Dios y María de Nazaret” e invita a promover entre los fieles, sobre todo en la vida familiar, la oración a la Virgen como una ayuda para meditar los santos misterios narrados por la Escritura. “Un medio de gran utilidad, -añade- es el rezo personal y comunitario del santo Rosario, que recorre junto a María los misterios de la vida de Cristo,  y que el Papa Juan Pablo II ha querido enriquecer con los misterios de la luz” (n. 88).

En la audiencia general del miércoles 6 de octubre de 2010 animó a los fieles a“redescubrir” el rezo del Rosario y “a valorar esta oración tan querida en la tradición del pueblo cristiano”. Invitó a los jóvenes a “hacer del Rosario la oración de todos los días” y a los enfermos, “a crecer, gracias al rezo del Rosario, en el confiado abandono en las manos de Dios”. Exhortó, por fin, a los recién casados “a hacer del Rosario una contemplación constante de los misterios de Cristo”.

El 19 de octubre de 2008, en el Santuario de Pompeya invita el Papa a experimentar “la belleza y profundidad de esta oración, sencilla y accesible a todos”. Para ello, “es necesario ante todo dejarse conducir de la mano de la Virgen María a contemplar el rostro de Cristo: rostro alegre, luminoso, doloroso y glorioso”. Los frutos de esta contemplación son ubérrimos. “Quien, como María y junto a Ella, -afirma el Papa-custodia y medita asiduamente los misterios de Jesús, asimila cada vez más sus sentimientos, se conforma con Él”. A este respecto cita una hermosa consideración del beato Bartolomé Longo, que ya citaba Juan Pablo II en la carta apostólica  Rosarium Virginis Mariae“Como dos amigos, que se tratan a menudo, suelen conformarse también en las costumbres, así nosotros, conversando familiarmente con Jesús y la Virgen, al meditar los Misterios del Rosario, y formando juntos una misma vida por la comunión, podemos llegar a ser, en cuanto sea capaz nuestra bajeza, parecidos a ellos, y aprender de estos grandes ejemplos a vivir humildes, pobres, pacientes y perfectos” (n. 15). Dice además el  Papa en Pompeya que “el Rosario es escuela de contemplación y de silencio”, pues la “cadenciosa repetición del Ave Maria no turba el silencio interior, sino que lo busca y alimenta”.

El lunes 5 de mayo de 2008, al inaugurar el mes de María en la basílica de Santa María la Mayor, afirmó el Papa que “el santo Rosario no es una práctica relegada al pasado, como oración de otros tiempos en la que pensar con nostalgia… En el mundo actual tan disperso, esta oración ayuda a poner a Cristo en el centro, como hacía la Virgen, que meditaba interiormente todo aquello que se decía de su Hijo, y lo que Él hacía y decía”“En efecto, –añadió el Papa- el Rosario, cuando se reza de modo auténtico, no mecánico y superficial sino profundo, trae paz y reconciliación. Contienen en sí la potencia sanadora del Nombre santísimo de Jesús, invocado con fe y con amor en el centro de cada Avemaría”.

Por fin, antes del rezo del Ángelus del domingo 16 octubre 2005, afirmó el Papa que el Rosario no se contrapone a la oración litúrgica; es más, constituye un complemento natural e ideal, en particular como preparación y como acción de gracias a la celebración eucarística. Si la Eucaristía es para el cristiano el centro de la jornada, el Rosario contribuye de manera privilegiada a dilatar la comunión con Cristo, y a mantener fija en Él la mirada del corazón para irradiar sobre todos y sobre todo su amor misericordioso.

Que estas consideraciones del Papa nos ayuden a todos a amar el Rosario y a recuperar esta devoción si la hemos perdido, pues el rezo diario del Rosario es signo de nuestro amor filial a Nuestra Señora.

Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición. 

+ Juan José Asenjo Pelegrina

Arzobispo de Sevilla

 

Mons. Juan José Asenjo
Acerca de Mons. Juan José Asenjo 305 Artículos
Mons. D. Juan José Asenjo Pelegrina nació en Sigüenza (Guadalajara) el 15 de octubre de 1945. Fue ordenado sacerdote en 1969. Es Licenciado en Teología por la Facultad Teológica del Norte de España, sede de Burgos (1971). Amplió estudios en Roma donde realizó, desde 1977 hasta 1979, los cursos de Doctorado en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, y las Diplomaturas en Archivística y Biblioteconomía en las Escuelas del Archivo Secreto Vaticano y de la Biblioteca Apostólica Vaticana. CARGOS PASTORALES Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en su diócesis de origen, en Sigüenza-Guadalajara, donde trabajó en la enseñanza y en la formación sacerdotal. Estuvo vinculado especialmente al Patrimonio Cultural como Director del Archivo Artístico Histórico Diocesano (1979-1981), Canónigo encargado del Patrimonio Artístico (1985-1997) y Delegado Diocesano para el Patrimonio Cultural (1985-1993). En 1993 fue nombrado Vicesecretario para Asuntos Generales de la CEE, cargo que desempeñó hasta su ordenación episcopal, el 20 de abril de 1997, como Obispo Auxiliar de Toledo. Tomó posesión de la diócesis de Córdoba el 27 de septiembre de 2003. El 13 de noviembre de 2008 fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Sevilla y el día 5 de noviembre de 2009 comenzó su ministerio como Arzobispo metropolitano de Sevilla, al aceptar el Santo Padre la renuncia del Cardenal Amigo Vallejo. Por delegación de los Obispos del Sur, es el Obispo responsable de la Pastoral de la Salud de Andalucía. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE preside la Comisión Episcopal de Patrimonio Cultural, cargo para el que fue elegido el 15 de marzo de 2017. Ya había presidido esta Comisión de 2005 a 2009. Otros cargos en la CEE: vicesecretario para Asuntos Generales (1993-1997); secretario general y portavoz de la CEE (1998-2003); miembro del Comité Ejecutivo (2009-2017). Fue copresidente de la Comisión Mixta Ministerio de Educación y Cultura-Conferencia Episcopal Española para el seguimiento del Plan Nacional de Catedrales de 1998 a 2003. Ejerció de coordinador Nacional de la V Visita Apostólica del Papa Juan Pablo II a España el 3 y 4 de mayo de 2003. Ha sido miembro de la "Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia" y de la "Junta Episcopal Pro V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús".