Abrir a todos “la puerta de la fe”

Mons. Àngel Saiz Meneses     Este primer domingo de octubre es un día singular para todala Iglesia. Enel día dedicado ala Resurreccióndel Señor, el Papa abre en Roma los trabajos dela Asambleadel Sínodo de los Obispos reunido para reflexionar sobre cómola Iglesiadebe proponer el Evangelio a los hombres y mujeres de hoy; sobre la evangelización misionera para  abrir a todos “la puerta de la fe”. El próximo jueves, se conmemorarán los cincuenta años de la apertura, por el beato Juan XXIII, del Concilio Ecuménico Vaticano II. Y ese mismo día comienza el Año dela Fe, promulgado por Benedicto XVI para todala Iglesia.

Un mismo propósito dela Iglesiaune estos diversos acontecimientos: evangelizar.La Iglesiaexiste para evangelizar, como dijo Pablo VI. Esa es su misión, para esto existe por voluntad del mismo Jesucristo. Él le dio el mandato de ir por todo el mundo para proclamarla Buena Noticiade que no somos fruto del azar, sino de un Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo; un Dios que es Amor y cuyo amor se ha manifestado al darnos a su Hijo, hecho hombre y solidario con la humanidad hastala Muerteyla Resurrección.

Os he hablado en otras comunicaciones de la especial importancia que doy a la carta apostólica de Benedicto XVI Porta fidei,la Puerta de la fe. No dudo en proponerla a toda la comunidad diocesana como hoja de ruta segura, en comunión conla Iglesia universal, para el curso pastoral que estamos comenzando.

Permitidme que me detenga un momento en el título pues me parece que es una buena clave de lectura de la intención de todo el texto. Este título está tomado del libro de los Hechos de los Apóstoles. Pablo y Bernabé, “después de haber anunciadola Buena Nuevaen la ciudad de Derbe y de haber conseguido bastantes discípulos” (Hch 14,21), volvieron a Antioquia, su punto de partida. “A su llegada, reunieron ala Iglesia–nos dice el texto bíblico- y se pusieron a contar todo cuanto Dios había hecho juntamente con ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe” (Hch 14,27).

Ante el hecho de que no pocas personas en occidente sienten el cansancio y el desinterés por la fe cristiana, incluso ambientalmente, ¿nos será dado hoy compartir un poco la alegría de aquella pequeña Iglesia de Antioquia? Esta es la cuestión. La única cuestión. La verdadera cuestión. Y si mis interlocutores me preguntaran: ¿Y usted que responde, como obispo dela Iglesiaactual?

La respuesta es ciertamente arriesgada. De tejas para abajo, podríamos decir que nos puede tentar el pesimismo y que la respuesta podría ser negativa. Pero, Pablo y Bernabé, nos invitan a dar una respuesta en la fe y desde la fe. Ellos reconocen que abrir la puerta de la fe a nuevos cristianos “lo había hecho Dios por medio de ellos”. Ahí está la respuesta. En otros pasajes del mismo libro bíblico tenemos textos que completan esta interpretación. Sólo el Espíritu Santo, puede “abrir los corazones” ala Buena Noticiade Jesucristo, como sucedió en el caso de aquella oyente de Pablo llamada Lidia, que era una mujer comerciante, vendedora de púrpura, que se hizo bautizar por Pablo, al que ofreció hospitalidad (Hech 16,14s).

Que Virgen María, llamadala Estrellade la nueva evangelización, nos alcance poder vivir la alegría de ver quela “Puertade la fe” sigue hoy abierta. Pidámoselo bajo las dos advocaciones cuya fiesta celebramos esta semana:la Virgendel Rosario, hoy, y la Virgendel Pilar, el próximo viernes. 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 329 Artículos
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.