XX Capítulo General de las Siervas de Jesús

Las religiosas Siervas de Jesús de la Caridad de la Naja celebran estos días el Capítulo General para estudiar diversos temas y renovar los cargos. Este año, Centenario de la muerte de la Madre Fundadora, se reúnen cuarenta hermanas representantes de la congregación que está presente en diecisiete países.

El vigésimo Capítulo General comenzó el lunes, uno de octubre, que coincidió con el aniversario de la canonización de la Madre Fundadora de las Siervas de Jesús. Este año las religiosas han clausurado, también, el Año Jubilar del Centenario de la muerte de Santa María Josefa.

El lema del encuentro es “Impulsar la herencia espiritual y apostólica de Santa María Josefa” que, en palabras de la Superiora General, María Soledad García, “quiere expresar la disposición que tenemos para prepararnos y vivir este acontecimiento de gracia”.

La Madre anima a las religiosas a vivir la vida “con fuerza y optimismo” aunque uno de los asuntos sobre el que están reflexionando estos días, en la Casa Madre de la Naja, es el de la remodelación, “ya que puede que tengamos que cerrar algunas de las 46 casas que tenemos en España”. Por otra parte, las religiosas están tratando el tema de la falta de vocaciones “en la vieja Europa”.

La Superiora de la congregación, que ha viajado desde Roma para celebrar el Capítulo, muestra su preocupación ante los “valores que se están perdiendo y la falta de identidad perseverante tanto en la comunidad como en todo aquello que se inicia”. Sin embargo, se muestra optimista ya que “deseamos y necesitamos reavivar en nosotras aquella rica herencia que nos dejó Santa María Josefa”, apostilla.

El próximo 12 de octubre, como cada seis años, se celebrará la votación para elegir al nuevo equipo de Gobierno. El Capítulo General finalizará a últimos de mes.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39248 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).