Cardenal Rouco, Arzobispo de Madrid: "Servir a la fe y al Sí de la fe es la primera tarea de una Universidad de Ciencias Eclesiásticas"

El Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, presidía este lunes 1 de octubreuna solemne celebración de la Eucaristía en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena con motivo del inicio del curso académico de la Universidad Eclesiástica San Dámaso.

Concelebraron con él los Arzobispos de Toledo, monseñor Braulio Rodríguez Plaza; Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina; y el Prefecto de la Biblioteca y los Archivos vaticanos, monseñor Jean-Louis Brugus; los Obispos de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla; de Getafe, monseñor Joaquín María López de Andújar; de Lugo, monseñor Alfonso Carrasco; y de Huesca, monsseñor Julián Ruiz; los Obispos Auxiliares de Madrid, monseñor Fidel Herráez, monseñor César Franco y monseñor Juan Antonio Martínez Camino; y de Getafe, monsseñor José Rico Pavés; y los vicarios episcopales de la diócesis de Madrid, así como numerosos sacerdotes profesores de San Dámaso.

En su homilía, el Cardenal comenzó afirmando que “es un gozo poder presidir esta celebración Eucarística” y agradeciendo “al Arzobispo Prefecto de la Biblioteca Vaticana y de los archivos vaticanos su presencia en esta celebración. Él nos ha acompañado en esta especie de aventura académica y espiritual que se encierra dentro del significado de la palabra de San Dámaso”.

“Celebramos esta Eucaristía en un año en el que el objeto y la finalidad de una Universidad eclesiástica se ponen muy de manifiesto por la llamada del Santo Padre en el Año de la Fe a renovar en la Iglesia el Sí a Cristo, de manera que pueda ser servido y testimoniado para el mundo y para los hombres. Un servicio a la verdad y un testimonio de la verdad que es Cristo, salvador del hombre”. Para el Cardenal, la Universidad debe prestar este servicio “apostólicamente, entregando la vida y poniéndola al servicio de la verdad que es Cristo”, “recibiendo ese servicio como un don y una gracia del Espíritu Santo”. Un servicio, añadió, “que es obligación y deber, central y decisivo, de todos aquellos que cultivan las ciencias eclesiásticas”; y que es “un trabajo intelectual que se tiene que entender como servicio a la fe y como testimonio”.

Además, añadió, en una Universidad Eclesiástica “los alumnos deben recibir una ayuda decisiva para creer en la verdad de Cristo”, porque “servir a la fe y al Sí de la fe es la primera tarea de una Facultad de Teología y de una universidad de Ciencias Eclesiásticas”. “Un servicio intelectual que tiene que ser algo más que pura razón y puro discurso. Tiene que ayudar a que los jóvenes y aquellos a los que le llega el reflejo y la acción de la Universidad se sientan movidos a creer; tiene que haber ambiente, humano, espiritual, pastoral, profundamente creyente, viviendo del sí a Cristo; que los alumnos salgan entusiasmados para ser testigos de Cristo; que haya ambiente para vivir a fondo la experiencia espiritual del encuentro con el Señor; que los alumnos se sientan reforzados en su vocación de sacerdotes o a consagrarse, a ser testigos vivientes de la verdad de Cristo para el mundo y los hombres”. La Universidad, añadió, debe ayudar a “vivir el servicio a la fe como un don y una gracia que se recibe del Espíritu Santo, como una respuesta primera al anuncio apostólico del misterio de Cristo que redime al hombre a través de su Pascua”.

Recordó que “la teología está al servicio de la verdad de Cristo, que es una verdad que salva perdonando los pecados. No hay otro camino de salvación para el hombre que el perdón de los pecados”. Además, debe estar “en diálogo con la cultura y con la sociedad”, y ayudar a “que se produzca una conversión permanente”.

Concluyó pidiendo a la Virgen “que crezcamos en esa sabiduría del que da la vida por Cristo” para “que ayudemos a los jóvenes, a la iglesia y al mundo a que el amor del corazón de Cristo palpite en nosotros y en el mundo de nuestros días”.

Al finalizar la Eucaristía, los asistentes a la misma se trasladaron al Seminario Conciliar, en cuyo salón de actos se desarrolló el acto académico de inicio de curso de la Universidad Eclesiástica San Dámaso.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).