Jeanned´arc Manneh, palestina católica: «He conocido a Jesucristo y nadie me va a convencer de que no existe»

Encarni Llamas – diocesismalaga.es
 
«Soy persona de paz, no de violencia, pero llegó un momento en que no pude aguantar más, y salí de Palestina», así expresa Jeanned´arc Manneh los motivos que la hicieron abandonar su tierra y venir a Málaga. Sus abuelos tuvieron que abandonar Jaffa y refugiarse en Rammala durante la guerra de 1948, y ella y sus cuatro hermanos nacieron en Jerusalén y estudió en la Universidad de Belén. Conoce de cerca el gran trabajo evangelizador que realizan los franciscanos y anima a los cristianos a que peregrinen a Tierra Santa y apoyen a los cristianos de allí con su oración y con sus bienes.
 
–¿Ha vivido situaciones de persecución? 
–Persecución por la fe no he vivido, pero por ser palestina sí, por cuestiones políticas. Por la fe no he tenido problemas ni con los musulmanes ni con los judíos. Yo he ido toda la vida con la cruz cristiana en el cuello, sin ningún problema. El problema de Palestina no es de religión, sino de interés político. He nacido en un barrio musulmán en un pueblo entre Jerusalén y Rammala y mis padres tenían vecinos musulmanes y judíos, con los que siempre han convivido en paz. 

–¿Es verdad que la tierra que vio nacer a Jesucristo, ve ahora cómo los cristianos se marchan?

–En Jerusalén hay cuatro barrios: cristiano, musulmán, judío y armenio. Mi padre tenía una tienda de velas a un minuto del Santo Sepulcro. En una calle con más de treinta negocios, no quedan más de diez que sean cristianas. Para mí, el cristianismo es la religión más tolerante. Sin embargo, muchos cristianos han emigrado porque les han confiscado sus tierras y porque sus hijos se quedan sin educación si permanecen allí. Pueblos como Belén o Beit-Sahur (donde se apareció la estrella a los Magos de Oriente), han pasado de un 80% a un 20% de población cristiana.

–¿Cuándo llegó a Málaga? 

–Vine a España con una beca para estudiar, hace ya 20 años. En 1994 empezó el proceso de paz y decidí volver porque pensé que si los intelectuales salíamos del país sería más difícil la recuperación, además tenía allí mi familia esperándome. Pero descubrí que todo eran falsas esperanzas. Soy persona de paz, no soy persona de violencia y llegó un momento en que no pude aguantar más. Busqué la manera de salir y elegí a Málaga porque necesitaba un tiempo de paz, venía cargada de la situación política y aquí no conocía a nadie, además de la buena temperatura de la ciudad.

–¿Echa de menos su tierra? 

–Jerusalén es la ciudad más bonita del mundo. Es la tierra de Nuestro Señor Jesucristo. Y, en la actualidad, los cristianos de Belén o de Rammala no pueden ir a Jerusalén a celebrar la Navidad o la Semana Santa. Cuando yo era pequeña, en Semana Santa, las celebraciones eran multitudinarias en el Calvario, grupos de colegios, de peregrinos y cristianos llegados desde todos los pueblos palestinos. 

–¿Qué le llama la atención de cómo se vive y se celebra la fe en España? 

–Veo que las fiestas cristianas, o la celebración de los sacramentos, en muchos momentos, son más un acto cultural que religioso. Vine a España pensando que era católica, pero no lo es. La mayoría de mis amigos no son creyentes y me preguntan cómo es posible que todavía crea. Además veo falta de formación. Hay mucha gente que no sabe dónde nació y murió nuestro Señor. Yo en mi vida he visto a Jesucristo, he visto cómo ha unido a mi familia. He visto cómo ha estado en mitad del sufrimiento, en las enfermedades de mis padres. Yo he conocido a Jesucristo y nadie me va a decir que no existe.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).