Celebración de la Misa con motivo del cincuentenario de las riadas del Vallés en la Catedral de Terrassa

Ayer domingo día 23 de septiembre, monseñor Saiz Meneses, Obispo de Terrassa, presidió a las 20 horas la misa en la Catedral con motivo de los actos del cincuenta aniversario de las riadas del Vallés. Concelebrar monseñor Salvador Cristau, Obispo Auxiliar, los rectores de las parroquias afectadas por la riada de la ciudad de Terrassa y otros presbíteros. Asistieron a la celebración el Alcalde de Terrassa, Pere Navarro, un buen número de concejales del consistorio, los responsables de los cuerpos de seguridad y del cuerpo de bomberos, y de las diferentes entidades civiles y feligreses de las diversas parroquias de la ciudad, que llenaron el templo.

En su homilía el prelado egarense reflexionó sobre el sentido del mal. Afirmó que: «Ayer, hoy y siempre, encontramos que el mal es un misterio que cuando nos golpea en nuestra vida, no se puede resolver sólo desde las respuestas fáciles o desde las frases hechas. Contemplar la muerte y resurrección de Jesús nos ensancha el horizonte de nuestra existencia y seguro que nos puede ayudar a encontrar respuestas, o, cuando menos, a deshacer algunos nudos y dificultades.»

Después de recordar a los difuntos y el sentido de la oración, reflexionó también sobre la capacidad de solidaridad de la sociedad Terrassa y de todo para superar esa catástrofe. Lo hizo a partir de un concepto de psicología como es la «resiliencia. Se refiere a la capacidad de las personas para sobreponerse a los contratiempos, la capacidad para hacer frente a las adversidades de la vida, adaptarse, superarlas e incluso, salir fortalecidos de las dificultades. Es, no sólo resistir ante las dificultades, es la firmeza para resistir y convertirse en mejores y más fuertes.»

Concluyó afirmando que: «Terrassa fue reconstruida con las ayudas que llegaron también del exterior, pero sobre todo gracias a la fe de sus ciudadanos, que vivieron animados por un espíritu de verdadera solidaridad, por la voluntad de dar un futuro a las personas, a las familias, a la ciudad, un futuro de libertad, de paz y prosperidad.”

Al terminar la celebración hubo un momento emotivo para el recuerdo. Varias personas que sufrieron las riadas ofrecieron al  Obispo un cirio encendido que una vez bendecido será trasladado a Montserrat con motivo de la Romería de Terrassa como expresión de la oración permanente por nuestros difuntos. Mn. Manuel Ametller, presbítero destinado a Terrassa durante el riada, ofreció su testimonio en este momento de la celebración y la Capilla de Música de la Catedral cantó una sentida pieza musical de dolor y de esperanza.

El sábado día 29 de septiembre monseñor Salvador Cristau, Obispo auxiliar, presidirá la misa también en recuerdo de las riadas en la parroquia de San Pere de Rubí, una de las poblaciones que también fue fuertemente castigada por las riadas de hace cincuenta años.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).