Los continuadores de Federico Ozanam

Mons. Àngel Saiz Meneses     Los continuadores de Federico Ozanam son, entre nosotros, los miembros de las Conferencias de San Vicente de Paúl, el santo francés cuya fiesta celebramos el próximo jueves, 27 de septiembre, No voy a descubrir ahora –porque es conocido y admirado por muchas personas—el gran santo que fue Vicente de Paúl. Voy a referirme a dos figuras que estuvieron en su entorno y que asumieron y dieron continuidad a la obra de aquel gran gigante de la caridad.

La primera de estas dos figuras es la de Federico Ozanam, laico y padre de familia, que vivió entre los años 1813 y 1853. Nacido en Milán y fallecido en Marsella, es una personalidad italo-francesa, de una fe viva y profunda, fue una extraordinaria figura del laicado católico.

 Fue profesor de historia de la literatura extranjera en la Universidad de la Sorbona, en París, por lo que se le puede considerar como uno de los precursores de la literatura comparada. Esposo y padre de una hija, su corta vida estuvo llena de oración, acción y compromiso cristiano, atrayendo y congregando a jóvenes dispuestos a resistir a quienes les proponían doctrinas anticristianas.

En 1833, y con el único objetivo de dar testimonio de la fe cristiana a través de una actuación personal con los necesitados, Ozanam crea las llamadas Conferencias dela Caridad, que pone bajo la protección dela Virgen Maríay la orientación de San Vicente de Paúl.

Ozanam, como he dicho murió muy joven, pero su mensaje y su obra –las llamadas “Conferencias de San Vicente de Paúl- siguen vivas y muy activas enla Iglesiade hoy. También en nuestra diócesis de Terrassa. He tenido ocasión de reunirme con sus miembros en el curso de mis contactos pastorales con obras de ayuda social –hoy tan necesarias a causa de la crisis económica- y he quedado admirado de su trabajo. Son laicos y laicas, padres o madres de familia, o personas solteras, pero tienen el espíritu de Vicente de Paúl y de Federico Ozanam, que por cierto está en el santoral cristiano, pues fue beatificado por Juan Pablo II el 22 de agosto de 1997 en la catedral de Notre Dame de París.

La segunda figura a la que deseo referirme es Santa Luisa de Marillac (1591-1660). Mujer de gran sentido social, al quedar viuda, aglutinó en torno a así a un grupo de mujeres que dedicaban tiempo y recursos a la asistencia a los enfermos, en sus domicilios o en los hospitales, y también a otras obras de caridad, como la educación de la infancia sin recursos. Bajo la dirección espiritual de San Vicente de Paúl y de Luisa de Marillac, el 29 de noviembre de 1633 fue fundada la llamada “Compañía de las Hermanas dela Caridad, Servidoras de los Enfermos Pobres”, hoy denominadas más brevemente Hijas dela Caridad, bien presentes en nuestras ciudades de Terrassa y de Sabadell.

Los herederos y herederas espirituales de Federico Ozanam y de Luisa de Marillac no se han extinguido entre nosotros, ni muchos menos. Están activamente presentes entre nuestros conciudadanos haciendo el bien con discreción y también en eficacia. Ante la fiesta del famoso “Monsieur Vincent”, he querido recordar la labor de estos seguidores y seguidoras suyos, a los que les doy  las gracias por todo lo que siguen haciendo. Dios quiera que no les falten nunca colaboradores generosos. 

+  Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 329 Artículos
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.