Santa Misa de acción de gracias en las Madres Carmelitas de El Burgo de Osma

Monseñor Gerardo Melgar Viciosa, Obispo de Osma-Soria, presidía en la tarde del domingo 16 de septiembre la Santa Misa en el Monasterio de San José, de las Madres Carmelitas de El Burgo de Osma. La celebración quería servir para dar gracias a Dios porque en este año la Orden carmelitana celebra el 450 aniversario de la fundación del Monasterio de San José (Ávila) por Santa Teresa de Jesús, el primero de los numerosos que fundaría la santa andariega.

La Santa Misa, que dio comienzo a las cinco y media de la tarde, estuvo concelebrada por otros seis sacerdotes; a la misma asistió un grupo de fieles amigos del convento de la Villa episcopal. Tras la ceremonia, los asistentes pudieron compartir unos dulces en el locutorio del convento y felicitar a las religiosas por tan importante efeméride.

450 años de vida en la Iglesia

El 24 de agosto de 2012 se cumplieron 450 años de la fundación por Santa Teresa de Jesús del Monasterio de San José de Ávila. Este aniversario se produce sólo tres años antes de la conmemoración de los 500 años de la celebración del nacimiento de la Santa y supone, en palabras de Fr. Saverio Cannistrà, Prepósito General de la Orden, «un excelente pórtico que nos prepara a dicha celebración».

En aquellas casitas transformadas en «monasterio más encerrado», según el querer de la Santa, se sembraba, así, el germen que daría comienzo a la reforma teresiana del Carmelo Descalzo que, rompiendo los esquemas de las reformas comunes a otras órdenes en aquel tiempo, puede ser considerada como una auténtica fundación.

Teresa narra los avatares de la fundación del Monasterio de San José en los capítulos 32 a 36 del Libro de la Vida. Inmediatamente antes de comenzar el relato, Santa Teresa cuenta su visión del infierno, experiencia espantosa pero de la que ella obtiene grandes beneficios; entre ellos «gané también la grandísima pena que me da de las muchas almas que se condenan […], y los ímpetus grandes de aprovechar almas, que me parece a mí que, por librar una sola de tan gravísimos tormentos, pasaría yo muchas muertes muy de buena gana» (V 32, 6). Santa Teresa, como dirá después, pone en relación este deseo de contribuir a la salvación de las almas con el hecho de la fundación de San José.

«La empresa fundacional de San José, que supone el nacimiento del Carmelo Descalzo, no es ante todo la materialización de un deseo personal de mayor perfección o mayor seguridad. Como toda empresa evangélica, los cimientos de San José son el amor a Dios y el amor a los otros. Teresa, como los grandes testigos del amor de Cristo, sale de su Monasterio «aunque en la casa adonde estaba había muchas siervas de Dios y era harto servido en ella» (V 32, 9), sale de sí misma, de sus miedos y sus proyectos, para realizar exclusivamente el plan de Dios, para vivir, imitando a Cristo, al servicio del Señor y al servicio de los otros» dirá el P. Cannistrà.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).