Dos grandes fiestas

Mons. Jaume Pujol     Nunca olvidaré que, a los pocos días de de mi consagración episcopal, me correspondió la suerte de presidir las ceremonias religiosas propias de la festividad de Santa Tecla y de la Mare de Déu de Misericòrdia, tan entrañables para los cristianos de Tarragona y de Reus desde hace siglos.

En la actual festividad de Santa Tecla, vuelvo de nuevo los ojos a la reliquia de su venerado brazo y al recuerdo de la vida de esta santa discípula de San Pablo cuyas huellas son tan notables aún hoy en la actual Turquía, en cuya ciudad de Iconio, actual Konya, nació la popular santa.

Recuerdo el viaje que hicimos hace un tiempo a estos territorios, correspondiendo a una amable invitación, que nos permitió sentir la emoción de pisar la tierra en la que se desarrolló la primitiva Iglesia, hasta el punto de ser en Antioquía donde por primera vez se utilizó el término “cristianos”. Con especial ilusión celebré la santa misa en la modesta iglesia de San Pablo y Santa Tecla, de Konya, y visité otras ciudades entrañables, como Tarso, la ciudad del apóstol, o Estambul, donde es manifiesta la calidad de puente entre Oriente y Occidente, situación que nos remite al deseo de Sant Fructuós, manifestado al soldado Félix, de evangelizar a todo el mundo.

Los santos nos llevan a Dios. Esta es la razón del culto que la Iglesia les tributa y la que justifica y hace recomendable su presencia plástica en los templos. Santa Tecla ha llevado a muchas personas a honrar a Aquel a quien Tecla honraba y por quien padeció cruentos martirios.

Por otra parte, la persona más santa que ha existido es la Virgen María, y a ella nos dirigimos en sus numerosas advocaciones, entre ellas la de la misericordia. Y se da la circunstancia de que en el calendario podemos celebrar la fiesta de la Mare de Déu de Misericòrdia muy cerca de Santa Tecla. Si esta tiene en la Catedral de Tarragona el centro de su veneración, la fiesta mariana, en nuestra archidiócesis, tiene su centro espiritual en el Santuario que le está dedicado en Reus.

Fue en 1592, hace justamente 420 años, cuando la Virgen se apareció a una pastorcilla, Isabel Besora, en unos años en los que la ciudad estaba castigada por la peste, y le encargó que la población hiciera una procesión de candelas tan larga como la muralla, dejándole como muestra de su presencia un beso en la mejilla que quedó convertido en flor.

También aquí, como ocurre con Santa Tecla, la lejanía secular de los hechos permite que se mezclen la historia y la leyenda. Lo cierto es que la devoción manifestada desde entonces a la Virgen María en Reus creció y se plasmó primero en una pequeña ermita y más tarde en el precioso Santuario, tan visitado cada día y tan refulgente de luz y de asistencia de fieles en las misas dominicales.

Que la Virgen y los santos nos acompañen y hagan que también nuestra generación ofrezca los frutos de santidad que Dios quiere de todos nosotros.

† Jaume Pujol Balcells
Arzobispo de metropolitano de Tarragona i Primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Artículos
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.