“Con la mirada puesta en Jesucristo”

Mons. Lluís Martínez Sistach      Nuestra archidiócesis de Barcelona, junto con la Iglesia entera, se prepara para celebrar, siguiendo las orientaciones del Santo Padre, el Año de la Fe que empezará el próximo 11 de octubre. Diversas conmemoraciones y eventos coinciden en el próximo mes de octubre que, si Dios quiere, tendremos ocasión de ir comentando.

Por encima de todo, quisiera remarcar la intención que, según deseo de Benedicto XVI, ha de presidir todo lo que podamos hacer a lo largo de estos próximos meses. Dicho brevemente, ésta sería la propuesta: en todo debe estar presente una preocupación y una voluntad misionera. Se acusa a veces a la Iglesia de que sólo rememora unos hechos pasados, sin intentar revivir estos acontecimientos en el presente y de prepararlos para el futuro, al menos para el futuro inmediato.

Como si respondiera a esta crítica, el Papa, en las palabras con que anunció el Año de la Fe, el 16 de octubre del año pasado, dijo que se trataba de evocar la belleza y la centralidad de la fe, la exigencia de fortalecerla y de profundizarla a nivel personal y comunitario. “Haciéndolo con una perspectiva no sólo celebrativa, sino más bien misionera, en la perspectiva exactamente de la misión ad gentes y de la Nueva Evangelización” siendo éstas sus palabras después del Ángelus de aquel día. Con la expresión latina ad gentes se entiende proponer a Jesucristo a todas las naciones que no han recibido el anuncio del Evangelio.

Desde esta perspectiva hemos de prepararnos para vivir el próximo Año de la Fe. Con el Papa debemos ser muy conscientes de que hoy día todo el mundo es tierra de misión, donde anunciar a Jesucristo a los que no le conocen porque nadie les ha propuesto ni su Persona ni su mensaje. Por tanto la perspectiva es fundamental y básicamente misionera.

Por eso mismo este Año de la Fe debe ser un tiempo de esfuerzo para dar a conocer en especial a Jesucristo a los hombres y mujeres de nuestro entorno. De este modo estaremos en comunión con el deseo del Santo Padre. Él, en su carta apostólica en la que convocaba este Año, afirma: “Desde el inicio de mi ministerio como sucesor de Pedro, he recordado la exigencia de redescubrir el camino de la fe para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo”.

Durante todos los meses del Año de la Fe tendremos que “poner la mirada en Jesucristo, quien inició y va completando nuestra fe”. La Iglesia no existe para anunciarse a sí misma, sino para evangelizar, para dar a conocer y hacer presente a Jesucristo y su Evangelio. Esto es lo que el Papa nos llama a vivir durante estos próximos meses de una forma más intensa. Quisiera añadir que para nuestra diócesis tal propósito se integra muy bien con nuestro Plan Pastoral, cuyo primer objetivo dice así: “El anuncio de Jesucristo a los que no le conocen”. El Señor nos ha confiado la gozosa responsabilidad de anunciarlo a estas personas con el testimonio de nuestra vida cristiana y con nuestras palabras. Es muy conveniente que seamos conscientes de nuestro compromiso bautismal, que nos hace evangelizadores y apóstoles allí donde estemos. Y sobre todo, debemos invocar la gracia del Espíritu Santo, ya que sólo Él puede abrir el corazón de los hombres y mujeres de hoy a la Palabra de Jesucristo. 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Artículos
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.