El Cardenal Rouco presenta el Plan Pastoral 2012-2013 "Servidores y Testigos de la Verdad" para vivir una honda conversión a la fe y a Cristo

El Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, ha presentado en rueda de prensa el Plan Pastoral para la Archidiócesis 2012-2013 ‘Servidores y Testigos de la Verdad’. Lo ha hecho este martes 12 de septiembre de 2012, junto con la intervención del Obispo Auxiliar de Madrid, y Coordinador General de la Misión Madrid, monseñor César Franco; el Vicario Episcopal de la V y Secretario General de la Misión-Madrid, Ángel Matesanz; y José Miguel de la Peña, diseñador gráfico, autor del Logo.

En su intervención, el Cardenal ha explicado que el objetivo de la Misión Madrid, que arrancará el próximo 30 de septiembre, “es responder a la llamada de Benedicto XVI a una Nueva Evangelización, formulada de nuevo en la carta con la que ha convocado el Año de la Fe que se inaugurará con el Sínodo de los Obispos el próximo 11 de octubre, conmemorando el 50 aniversario de la sesión inaugural del Concilio Vaticano II. Y, simultáneamente, tratando de responder a necesidades pastorales evidentes que están detrás de esa llamada del Papa a una Nueva Evangelización. Necesidades que él coloca sobre todo en el ámbito de las sociedades europeas, muy distanciadas de Dios, olvidadas de sus raíces cristianas y con muchos problemas, que se han convertido en una situación de crisis muy generalizada. Esa situación de necesidad y de crisis también la vivimos en Madrid”. Ante esta situación, “nos parecía que la diócesis tenía que responder a esa llamada con una doble dosis de dinamismo apostólico y de entrega, que se expresan con la palabra Misión”.

Una Misión que tiene como origen la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2011. “Se puede decir que este Plan es resultado y fruto de la JMJ, que fue preparada largamente. El estilo, la fórmula, los contenidos, cómo se llevó a cabo la JMJ, el ejemplo que nos dio Benedicto XVI de cómo se evangeliza a los jóvenes, han sido decisivos a la hora de formular la Misión Madrid”.

Para el Cardenal, “la fe es siempre fruto de una conversión personal. En este plan de la Misión Madrid vamos a tratar de que toda la Iglesia en Madrid vivamos un momento hondo de conversión a la fe y a Cristo. De corazones convertidos surge la necesidad de ser testigos de los que vives, conoces, y de ser servidor del bien que has recibido. Un servicio para los demás… Nos sentimos especialmente llamados a ser testigos de la verdad del Evangelio para los bautizados, que son probablemente la mayoría de los madrileños, pero que están alejados de la vida de la Iglesia y de la gracia. Y para todos los que nos quieran oír. Y ese testimonio queremos formularlo y vivirlo de una manera directa, y a través de las expresiones en las que el Evangelio, la gracia o la fe se encarnan en la vida de las personas: la vida personal, el matrimonio, la familia, las realidades sociales, culturales, públicas…”. “Queremos ofrecerlo de nuevo, renovándolo, y teniendo como destinatarios muy especiales a los jóvenes. Sin olvidar la situación de crisis en la que nos encontramos”. Porque “es necesario que caigamos todos en la cuenta que, para resolver y superar la crisis necesitamos una profunda conversión de las conciencias, moral y espiritual”.

Recordando la importancia que para el desarrollo de la Misión tiene la oración, ha agradecido el apoyo de las comunidades de vida contemplativa, “con las que contamos muy decisivamente. “En este marco y en este cuadro queremos que se desarrolle la Misión Madrid, que lleva como lema ‘Servidores y testigos de la verdad’”, ha concluido.

Formación de los jóvenes

Preguntado por Eurovegas, ha respondido que “se presenta como un complejo de desarrollo turístico para el ocio, el tiempo libre, y para el juego. Los peligros y riesgos que van unidos a estos proyectos o complejos de tiempo libre siempre son bien conocidos. Afectan a la moral de las personas, sobre todo de los jóvenes, bienes sociales muy importantes. No me extraña que los obispos de las diócesis que se han visto afectadas más directamente por el proyecto hayan dado su voz de alarma”. Para el Cardenal, “la autoridad pública tiene una responsabilidad muy grande a la hora de regular el funcionamiento y las actividades de estos lugares, de tal modo que sirvan al bien común y prevengan de una forma eficaz, a través de la ley, y de las medidas administrativas que adopten, esos peligros que son conocidos. A nosotros nos toca seguir con el esfuerzo de la formación de los jóvenes, y de las jóvenes generaciones: propuestas de tiempo libre y de concepción del ocio en la línea del desarrollo humano de ellos mismos, del desarrollo de las responsabilidades sociales, del desarrollo de la riqueza que supone el deporte, y del compromiso social con los jóvenes”.

“Con o sin Eurovegas lo teníamos que hacer, porque esos peligros y riesgos de Eurovegas desgraciadamente no van a ser absolutamente inéditos: los tenemos muy presentes y abundantes en el conjunto de las realidades y de la vida ciudadana de casi todas las realidades europeas, en esos lugares de vacaciones, de tiempo libre… Por lo tanto, Eurovegas es una razón más para un esfuerzo de pedagogía personal, de pedagogía juvenil y de evangelización”.

Respecto a cómo la Misión Madrid puede ayudar a los jóvenes que afrontan los problemas de la crisis, ha explicado que “se les va a hablar de Cristo. La Misión no les va a decir que las razones para vivir se queden en las experiencias directas más coyunturales, temporales y materiales de la vida. Lo que queremos decirles es que si enraízan su vida, su corazón, sus proyectos de futuro, sus estudios, su intento de formación, en esa fe y en esa experiencia de Cristo, van a superar los otros aspectos de la crisis en sus vidas de una forma más profunda, más duradera y con más futuro”.

“También vamos a ofrecer de un modo concreto ámbitos y ambientes de acción social, tanto desde el punto de vista formativo general -desde la Doctrina Social de la Iglesia, como hace Cáritas Madrid- y de formación profesional y humana, relacionada con la búsqueda de puestos de trabajo y de modos de vivir ese tiempo de paro y de falta de trabajo en un contexto de relación personal y de grupo que les ayude a salir adelante en este momento”. Recone que “la Iglesia no tiene capacidad para resolver el problema del paro juvenil, pero puede ofrecer una gran ayuda para que el paro juvenil encuentre cauces de solución profundas y ofrezca a los jóvenes el ámbito humano, espiritual… para que puedan ser protagonistas para la superación de esa situación”.

Por último, en cuanto a la posible reforma educativa, ha señalado que “la falta de espacio real académicamente para la formación religiosa y moral de los chicos, y la deficiente forma de tratar la responsabilidad de los padres de familia con respecto a la educación de los hijos, son dos problemas latentes, que han acompañado todo el proceso de renovación del sistema educativo de los últimos 30 años de España, y que siguen vivos”. Y “el problema añadido de la crisis económica, que afecta naturalmente a la financiación del sistema educativo”. “Si se tiene en cuenta a las familias, a sus necesidades, si se les deja entrar a fondo en el sistema educativo, estos problemas van a aminorarse mucho. Es una lección pendiente la reforma del sistema educativo: está muy bien que se piense que hay que mejorar la capacidad técnica y lingüística de los alumnos, pero como no se piense en la necesidad de formación moral, humana y espiritual de fondo, volvemos de nuevo a construir sobre arena y no sobre fundamentos sólidos de cara al futuro”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39254 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).